• Regístrate
Estás leyendo: Lo que se botó en la Reforma Electoral
Comparte esta noticia
Sábado , 23.03.2019 / 07:49 Hoy

Columna de Mónica Almeida López

Lo que se botó en la Reforma Electoral

Mónica Almeida López

Publicidad
Publicidad

En el PRD reconocemos que la democracia es la mejor forma de gobierno frente al autoritarismo, y que esta requiere consolidarse para garantizar la expresión de las ideas y la construcción colectiva de soluciones. Por eso apostamos a un modelo que tenga como base el diálogo racional, la profesionalización de las instituciones y la ética en el quehacer público. Consolidar una democracia constitucional y dialógica, es decir una democracia construida por todos, para el desarrollo.

Lo aprobado en la Reforma Electoral, fue apenas un fragmento de un conjunto de ideas que planteaban fortalecer nuestra democracia de una forma más amplia. Al centrar el debate en el financiamiento, se mutiló la posibilidad de contar con una reforma integral que fomentara la mayor representatividad y participación de la población.

De la agenda planteada por el PRD, solo prosperó el tema deliberativo, esto es, pasar de un esquema dominado por la demagogia, a uno de contenidos y soluciones serias.

Nosotros diseñamos una reforma a la Constitución Política, así como al Código Electoral de Jalisco, para legitimar los partidos políticos como enlaces de la población para solucionar problemas sociales y generar incubadoras de agentes de innovación social y desarrollo, para conseguirlo, es necesario la inversión en la democracia atendiendo a matrices de indicadores para resultados, diseñados por el IEPC en conjunto con los partidos, a efecto de que se utilice de manera funcional; debiendo los partidos y demás actores políticos reintegrarlo en caso de que no se alcanzaran las finalidades específicas de su función prioritaria.

Por lo anterior además de disminuir los recursos, también propusimos que éstos se prioricen para obtener mejores respuestas a la sociedad destinando en preferencia por lo menos un 40% a actividades para la formación democrática de la ciudadanía y funciones de transformación social permanentes y un 20% actividades de promoción de candidatos con actividades de contacto con los electores, dejando sólo el 40% a gasto operativo.

Las propuestas presentadas por la Fracción del PRD y que se botaron, correnenparalelo a las recomendaciones de la OEA y de la OCDE, con la finalidad de concretar un sistema de financiamiento equitativo para las expresiones políticas, priorizando los resultados traducidos a transformaciones sociales y mejores niveles de calidad de vida. El resultado de la inversión en la democracia, no puede ser el número de votos, sino el número de personas capacitadas en formación cívica, diseño de proyectos sociales, acciones de evaluación socioeconómica y política y de intervención social que consolide el desarrollo de nuestro Estado.

La deliberación y discusión de propuestas para la resolución de problemas, es uno de los aspectos centrales en toda democracia, por ello, se propuso que se desarrollen hasta cuatro debates de manera obligatoria para diputados, candidatos a presidencias municipales y para gobernador, contemplando reglas discursivas para lograr la mayor objetividad en éstos, impidiendo se personalicen para guerras sucias y giren atendiendo temas centrales de interés para la población y expliquen cuáles serán los mecanismos para integrar los diferentes puntos de vista de la sociedad.

Ya no queremos propaganda chatarra, vacía de contenido, al contrario queremos que la decisión para diseñar nuestro Gobierno se haga con información validada y acreditada. Por ello, en lugar de ver botargas por la calle o campañas de candidatos “refrescantes y sin azúcar” o candidatos “recuérdame”, propusimos en su lugar que fuera enviado a cada hogar un paquete informativo que incluya de manera sencilla, información objetiva y de contenido sobre los candidatos y sus propuestas. Este paquete será producido por el IEPC y estará disponible además de manera digital. Con ésta medida podemos disminuir los tiempos de “campañas mercadotécnicas”, para transitar a la difusión de información de contenidos de calidad para la toma de decisiones responsables.

La regulación de las redes sociales sigue siendo un reto para nuestro país, el cual ha permitido que se eroguen una gran cantidad de recursos sin que se fiscalicen. Es por ello que propusimos incluir en la Constitución Federal otorgar la facultad al INE, para que de manera colaborativa con los Estados, se integre una unidad cibernética cuya finalidad sería prevenir cualquier violación a los principios electorales y democráticos, actos de corrupción y fortalecer una cultura de legalidad y transparencia de los partidos políticos.

Formulamos una distribución equitativa del tiempo aire, por ser este un recurso que se cataloga por la OEA como un subsidio indirecto, que también debe usarse para promover la cultura democrática sin atender a los resultados de pasadas elecciones y al contrario se consolide como el espacio de comunicación y expresión de todas las ideas en la pluralidad e igualdad de condiciones para todos, es decir emisores (candidatos) y receptores (electores).

Contemplamos modificar la Constitución Política Federal con la finalidad de establecer el financiamiento privado como excepción, de tal forma que previa aprobación del INE sólo e utilice cuando sea necesario, evitando con ello que se mercantilice nuestro sistema democrático, o se busque el diseño de políticas públicas a partir de intereses particulares.

Estamos convencidos de que el mejor lineamiento para medir una democracia, es el nivel de gobernanza. Queremos que la población se adhiera a la democracia. Queremos que la participación social sea equitativa y de piso parejo. Queremos que la deliberación sea el canal a través del cual, diseñemos una mejor sociedad para vivir bien. Dialogar para construir.

En tanto no se perfeccione el “modelo electoral” expresado en la llamada Reforma Electoral, tendremos poca oportunidad de lograr que en el Congreso se consolide el diálogo para la construcción de las soluciones sociales y se desarrollen transformaciones de fondo, cuando las “mayorías partidistas” descartaron, botaron, las ideas de las “minorías”.

Nadie tiene la verdad absoluta y ser “mayoría” no significa tener la mejor solución. Las mejores soluciones se construyen con la comprensión de las diferencias. Lamentablemente las mayorías partidistas votaron por una desconsolidación de la democracia y botaron la oportunidad de consolidarla. Lo aprobado en la Reforma Electoral respondió más a fórmulas y slogans enclavados en la popularidad de lo inmediato, votando al contario, para que no quepamos todos, para que la democracia sea de aquellos que pueden financiarla.

@MonicaAlmeidaLo

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.