• Regístrate
Estás leyendo: ¿Quién mató a Armando Vega-Gil?
Comparte esta noticia
Sábado , 20.04.2019 / 00:29 Hoy

Columna de Miriam Hinojosa Dieck

¿Quién mató a Armando Vega-Gil?

Miriam Hinojosa Dieck

Publicidad
Publicidad

En Fuente Ovejuna, de Lope de Vega, se narra lo acontecido en una aldea cuyo comendador se distinguió como tirano, por lo que el pueblo sublevado dio cuenta de su vida. Unidos, también, afrontaron las indagaciones sobre el asesinato respondiendo, cada vez que se les inquiría por el culpable, que el autócrata había muerto a manos de "Fuente Ovejuna".

Quienes deploran el anonimato que ampara las denuncias en el marco del movimiento contra el acoso conocido genéricamente como #MeToo, tienen en mente un fenómeno parecido al que narra la obra de Lope de Vega, en el que una turba sin rostro se hará con su vida, si no en el sentido literal del término, sí de forma simbólica al disminuir o desaparecer por completo su acceso al éxito profesional y económico.

Una situación así es la que narra en su carta suicida el músico de la banda Botellita de Jerez, Armando Vega-Gil, quien se quitó la vida este lunes tras acusaciones hacia su persona expuestas en la plataforma #Me Too de músicos mexicanos. De acuerdo a lo que allí explica, la única forma que encontró para dejar claro que se trataba de un infundio, era acabar con su vida.

¿Quién mató entonces a Vega-Gil? ¿Acaso lo hizo la chica que lo denunció? ¿Lo hizo un movimiento que ha permitido que, al fin, el acoso sea identificado como un flagelo que constantemente afrontan las mujeres en todas las latitudes y en todas las profesiones?

¿Lo habrá matado tal vez el hecho de que sin su carrera no consideraba que la vida valiera la pena? ¿Quizá lo hayan ultimado otro tipo de preocupaciones de las que el asunto de #MeToo fue solo la gota que derramó el vaso? ¿Lo habrá matado acaso un sistema patriarcal que engendró los abusos que en esta plataforma se denuncian y en el que el músico no fue sino un individuo típico de su época? Salvo que las autoridades determinen otra cosa, a Vega-Gil lo mató Vega-Gil. Su concepción del pasado, su realidad presente, lo que avizoraba para su futuro. Él fue su propio Fuente Ovejuna; por eso es un suicidio.


Politóloga* miriamhd4@yahoo.com


Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.