• Regístrate
Estás leyendo: Reforma energética e inflación en México. 2017 año doloroso para la economía nacional
Comparte esta noticia
Martes , 19.03.2019 / 19:39 Hoy

La economía del túnel

Reforma energética e inflación en México. 2017 año doloroso para la economía nacional

Maximiliano Gracia Hernández

Publicidad
Publicidad

Se dijo y se volvió a decir el año pasado, la reforma energética permitirá bajar el precio de los combustibles en México, sin embargo, tuvimos reforma y los precios de las gasolinas subieron. Hoy, el precio de la gasolina mexicana es una de las más caras en el mundo, país petrolero, pero con altos precios de sus combustibles, llámese gasolina o diésel, que belleza de contradicción mexicana. Por otra parte, Pemex en este momento tiene un fuerte deterioro en su producción y muestra un patrimonio negativo, lo cual se presenta como algo muy complejo para la estabilidad de la trasnacional.

Para lograr la estabilidad de las finanzas en Pemex, es necesario lograr una producción consolidada diaria de dos millones de barriles, hoy Pemex está generando un proceso en el cual con las nuevas perforaciones se logrará incrementar la producción, es un proceso de mediano plazo, quizá la producción logrará crecer por allá del año 2020. Pemex exploración y producción pretende poner a producir el siguiente año el pozo Chocol, el cual es terrestre y por ende dará resultados en el corto plazo, sin embargo, en pozos de aguas someras y profundas, el proceso para explotar se generará en un mayor plazo, por ello es necesario y urgente que Pemex siga explorando e incrementando su plataforma de producción.

Cuando Pemex, -en alianza con empresas particulares-, logre descubrir y explotar petróleo, el porcentaje que las empresas pagaran a la Secretaria de Hacienda será entre un 75 y un 90 por ciento de lo descubierto, pareciera muy alto el porcentaje, sin embargo las empresas lograrán obtener altas utilidades, recordemos, las compañías no arriesgan su dinero sin antes realizar proyecciones de utilidades.

Pemex se debe adaptar al desarrollo de las energías renovables, bajo ese escenario, lo importante es lograr hacer de Pemex una empresa pública más rentable, quizá sean necesario reducir su tamaño, eso es lo de menos, lo importante, como cualquier otra empresa, es hacerla rentable, porque no faltará mucho tiempo en el cual el oro negro de los mexicanos se acabé.

Hoy están en proceso las licitaciones para la exploración y explotación de yacimientos petroleros, sin embargo, algunos de ellos no se lograron concretar por falta de rentabilidad, se deberá pensar cómo hacerlos más rentables.

Cambiando de tema, los mexicanos hoy estamos resintiendo la tasa de inflación, en lo que va de mayo 2016 a mayo 2017, el índice de precios al consumidor fue de 6.3 por ciento, una presión inflacionaria que nos duele a todos los mexicanos, particularmente a las clases medias y bajas, lo cual es resultado principalmente de tres fenómenos: a) El incremento en los precios de los combustibles; B) El incremento en el precio del dólar, y es que aquellos empresarios que producían para el mercado interno con insumos importados, hoy tienen que hacer frente al incremento en el precio del dólar, porque sus inventarios se les han agotado, o suben sus precios o quiebran, imposible tener los mismos precios cuando el precio de sus insumos se han incrementado en cerca del 30 por ciento; c) Finalmente, otro fenómeno que exacerbó el incremento de la inflación fue el aumento en la demanda de productos agropecuarios por parte de consumidores extranjeros, lo anterior hizo que la producción para el consumo interna se escaseara y, por ende, el precio de los productos agropecuarios se incrementó en México.

Hoy los mexicanos están perdiendo calidad de vida, y es que a principio del año 2017 no se tenía la expectativa de una alta inflación, como la que hoy vivimos, recordemos, los salarios mínimos se incrementaron el primero de enero de este año en un 3.9 por ciento, se pasó de 73.04 a 80.04 pesos diarios, sin embargo, la inflación para el año 2017 será aproximadamente del 6 por ciento, lo cual dará por resultado el dos por ciento en la pérdida del poder adquisitivo.

Cuando los salarios se incrementan menos que la inflación, el resultado es una pérdida de la calidad de vida, se consume menos de la canasta básica. El riesgo se encuentra cuando los sectores, particularmente los sindicatos exigen un incremento salarial mucho mayor que el incremento de la inflación, si llegará a suceder ese fenómeno regresaríamos a una espiral inflacionaria que nos llevaría (ese es el riesgo), a una inflación incontrolada. Las variables macroeconómicas y su estabilidad tan de moda en los últimos años, hoy parece que se tambalean.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.