• Regístrate
Estás leyendo: El crecimiento económico requiere de la banca de desarrollo
Comparte esta noticia
Sábado , 16.02.2019 / 08:37 Hoy

La economía del túnel

El crecimiento económico requiere de la banca de desarrollo

Maximiliano Gracia Hernández

Publicidad
Publicidad

México ya no está para improvisar, hoy requerimos programas con resultados en el corto plazo, pero con visión de largo plazo, no podemos estar inventando cada seis años, requerimos programas bien sustentados para que los recursos ahí invertidos puedan dar resultados multiplicadores, necesitamos una banca de desarrollo que ofrezca los recursos para aquellos que tengan interés en multiplicar los recursos recibidos.

El cambio de gobierno mantiene nuevas esperanzas para los mexicanos, y es que más del 50% de los que votaron en las pasadas elecciones tienen fe en el gobierno de Andrés Manuel López Obrador; sin embargo, el próximo presidente sino se apoya de las instituciones públicas y privadas, no podrá hacer grandes cambios en la economía nacional, en ese sentido, es necesaria la participación de la banca de desarrollo para el crecimiento económico de México.

Nacional Financiera es una banca de segundo piso, lo cual permite otorgar créditos a las pequeñas y medianas empresas, las cuales para recibir un crédito no necesariamente necesitan un historial crediticio, inclusive sus préstamos puedan ser de alto riesgo, por ello, el nuevo gobierno federal debe fomentar la banca de desarrollo, lo cual permita apoyar a la micro, pequeña, y mediana empresa para generar mayores inversiones y aumentar la demanda de empleo y de ingreso para la sociedad mexicana.

La banca privada es diferente a la de desarrollo, particularmente porque la privada cuida sus recursos sin arriesgarlos, por ello, no otorga créditos que tengan un cierto nivel de riesgo.

El gobierno de Obrador debe apostar por la banca de desarrollo, otorgar créditos para proyectos productivos que fomenten el desarrollo de la economía y, con ello el mayor y mejor bienestar social. Es necesario que el gobierno de López Obrador no apueste por los subsidios, sino que apoye los créditos que permitan generar el crecimiento de la economía mexicana, esa debería de ser una de sus apuestas, dar la caña de pescar y no el pescado.

La banca de desarrollo actualmente apoya a cerca de 180 mil empresas pequeñas y medianas, además genera créditos para los jóvenes quienes aspiran a crear su propia empresa. Con el apoyo de un crédito a baja tasa interés, se tiene la posibilidad de crear un negocio propio, además de generar nuevos empleos.

México requiere un programa económico que tenga el apoyo de la banca desarrollo, no se trata de improvisar, se requiere un diagnóstico, una evaluación y una propuesta que permita en el corto, mediano y largo plazo generar crecimiento económico. Requerimos que la banca de desarrollo sea la locomotora del crecimiento económico, ello a partir del apoyo a las microempresas, para que sean éstas quienes se incorporen como proveedoras de la gran empresa trasnacional exportadora. Las micro, pequeñas y medianas empresas pueden ser eficientes cuando tenga los recursos para generar innovación e incorporarse con ello a las empresas exitosas de exportación mundial.

Las empresas micro, pequeñas y medianas generan más del 80% de los empleos en México, por ello, la importancia de que la banca de desarrollo genere un vínculo con ellas, apoyarlas en sus proyectos de inversión y de innovación.

Con el próximo presidente, México debe apostar por los proyectos productivos, y reitero, no con el otorgamiento de subsidios, los cuales generan el derroche de los recursos económicos.

Andrés Manuel tiene la última palabra, si quieres generar un crecimiento con desarrollo de largo plazo y, no solamente crear deuda, estancamiento y crisis económica al final de su sexenio. Podemos vivir seis años de gloria con subsidios, pero muchos más de infierno cruel.

 graciamaximiliano@hotmail.com

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.