• Regístrate
Estás leyendo: O fue el #GobiernoEspía, o son mentirosos contumaces…
Comparte esta noticia
Lunes , 22.04.2019 / 11:53 Hoy

Doble fondo

O fue el #GobiernoEspía, o son mentirosos contumaces…

Juan Pablo Becerra-Acosta

Publicidad
Publicidad

No hay mucho margen hacia dónde moverse: o funcionarios y agentes del gobierno federal utilizaron el malware israelí Pegasus —solo se vende a gobiernos, según informa la empresa que lo desarrolla, NSO Group— para intentar espiar a periodistas, activistas y defensores de derechos humanos (subrayo lo de intento, porque así se establece en el informe de 88 páginas de la Red en Defensa de los Derechos Digitales y el Citizen Lab de la Universidad de Toronto: que fueron intentos), o los denunciantes son unos mentirosos contumaces.

Detallo las opciones:

1. Miembros del gobierno de Enrique Peña Nieto —avalados o no por él— sacaron su vena más autoritaria, su gen más arbitrario, e intentaron una y otra vez espiar los teléfonos de periodistas, activistas y defensores de derechos humanos, lo cual es ilegal y desde cualquier perspectiva censurable, abominable, a menos que se informe que hubo jueces que autorizaron tales intervenciones y se expliquen las razones para tal cosa.

La amenaza que profirió el Presidente el jueves, en el sentido de que pedirá castigo contra quienes acusaron a su gobierno, según él falsamente, no hizo más que enrarecer el ambiente, aunque luego saliera a decir que no quiso amedrentar a nadie.

Pero vuelvo al punto número uno: si así fue, si el gobierno espió o intentó hacerlo, ¿no tiene nada más importante que hacer además de espiar gente antisistémica o muy crítica? ¿En serio no hay secuestradores o sicarios a quienes vigilar? ¿Policías o militares coludidos con narcos a quienes implantarles una escucha? ¿Alcaldes criminales, o al menos gobernadores corruptos a quienes poner un micro con la ayuda de un juez?

O, 2. Los acusadores son unos falsarios, unos mitómanos que querían golpear al ya de por sí vapuleado gobierno federal y urdieron una despiadada trama de espionaje.

El informe (le recomiendo que lo lea completo) parece bien sustentado: queda la impresión de que sí hubo numerosos intentos para espiar a toda la gente ahí mencionada. Y reitero: el que hayan sido intentos no le quita gravedad al asunto: se trató de intentos para cometer un delito, lo cual está penado en su modo de tentativa.

Ahora, si no fue el gobierno, ¿entonces quién fue? Si fue el gobierno, mal. Y si no fue el gobierno y alguien usa esa tecnología que solo debe ser usada por el gobierno, peor. ¿Alguien dentro del gobierno quiere joderle más la sucesión a Peña Nieto? ¿Quién quiere complicarle y enrarecerle más la elección de su tapado?

Y si los acusadores mienten, eso sería realmente lamentable, porque se supone que se trata de gente honesta. Casi todos los espiados tienen agendas políticas muy claras, intereses muy obvios. La excepción ahí es quien no tiene filias y fobias, pero supuestamente se trata de gente honesta, así que una mentirota de ese tamaño sería francamente repulsiva.

Ahora el asunto es quién investiga de forma creíble, independiente. Como si nos faltaran problemas…

jpbecerra.acosta@milenio.com
Twitter: @jpbecerraacosta

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.