• Regístrate
Estás leyendo: Ese frente PAN-PRD ya se jodió…
Comparte esta noticia
Lunes , 18.02.2019 / 17:29 Hoy

Doble fondo

Ese frente PAN-PRD ya se jodió…

Juan Pablo Becerra-Acosta

Publicidad
Publicidad

Todos los que, por una u otra razón, nos interesamos en los procesos electorales hemos visto que, durante años recientes, el PAN y el PRD han hecho alianzas electorales en diversos estados de la República. En 16 años, ganaron en 11 de 20 ocasiones que compitieron juntos. Se trató de comicios donde se unieron para vencer al PRI.

Aunque perdieron casi la mitad de las veces, sus victorias les hacen pensar que esa alianza es competitiva. Digamos entonces que el experimento les ha funcionado (a medias), pero (en política siempre hay un “pero”)… eso no garantiza que el frente vaya a ser victorioso en una elección presidencial.

En primer lugar —lugar común, sí—, no tiene nada que ver una elección en Oaxaca o en Veracruz con una contienda nacional. Las motivaciones para votar por un partido u otro son muy distintas en lo regional que en lo nacional.

Por ejemplo, en Veracruz estaban hartos del priismo de Duarte (retrato hablado: el priismo corrupto, ladrón, ostentoso, naco y grosero), pero eso no quiere decir que en 2018 no pueda ganar ahí el priismo de Miguel Ángel Osorio Chong (cualquier cosa que eso signifique, además de mano dura) o el panismo-priismo de José Antonio Meade (cualquier otra cosa que eso pudiera significar, aparte de continuismo del gobierno de Enrique Peña Nieto). Otro ejemplo: en Oaxaca los votantes echaron al calculador y mediocre gobierno PRD-PAN de Gabino Cué y sus descendientes, para darle el triunfo al PRI de Alejandro Murat (no sé cuál priismo sea ese, pero espero que sea uno muy lejano al del benemérito José Murat, aquel de las negligencias previas a la matanza de Agua Fría).

Pero más allá de usos y costumbres locales, están las ideologías, que a pesar de que muchos afirman que eso ya no importa (vaya, que ya no existen), sí tienen que ver con asuntos de convicciones, creencias y políticas públicas. Los planteamientos liberales de quienes se dicen de izquierda no son compatibles con las censuras de la derecha, o las creencias de quienes se dicen conservadores no son viables con los pecados de los progresistas.

No veo a nadie que se asuma de izquierda votando una plataforma política donde los conservadores se impusieron y quedaron censurados temas como los matrimonios igualitarios (con sus derechos íntegros, que deben ser los mismos de todos: love is love), la despenalización de las drogas, el aborto, y la eutanasia, por mencionar los cuatro más polémicos. Y no veo a nadie con hábitos de derecha sufragando por las herejías de los liberales: ellos están por lo que llaman “la vida” (contra el derecho a decidir de las mujeres), contra el matrimonio igualitario (ellos solo conciben derechos para las parejas entre hombres y mujeres, lo derechos en ese orden) y, por supuesto, ni hablemos del bien morir, porque ellos creen que eso es cosa de Dios.

No entiendo cómo pretenden que Ricardo Anaya sea candidato del frente y que la gente de izquierda sufrague por él. Y que la gente de derecha lo haga por Mancera. Yo, siendo de izquierda, no votaría por un frente que rasuró de su plataforma varias políticas públicas que me parecen fundamentales. Yo, siendo de derecha, no votaría por Mancera, porque nada me garantiza que, ya en el gobierno, no se convierta en hereje y apruebe todo lo de la izquierda.

Quizá me equivoco pero creo que este frente ya se jodió. Aventuro: el PAN (Anaya) irá solo y el PRD (Mancera) también. El PAN competirá por la Presidencia, el PRD no…

jpbecerra.acosta@milenio.com
Twitter: @jpbecerraacosta

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.