• Regístrate
Estás leyendo: Conversación en La Barranca
Comparte esta noticia
Martes , 23.04.2019 / 13:42 Hoy

Instinto de conservación

Conversación en La Barranca

Juan Miguel Alcántara Soria

Publicidad
Publicidad

Sábado 6 de abril. Compartimos mesa el periodista Sergio Sarmiento, mi ex-alumno y abogado Marco del Toro Carazo, ex-compañero de trabajo y politólogo Federico Berrueto, Manuel Gómez Morin, nieto, sus esposas; mi amiga Isabel Miranda de Wallace y mi hija María. Comensales optimamos tiempos, disertamos noticias comentadas por todo el país: la intención de AMLO de controlar la Suprema Corte creando nueva sala con ministros incondicionales, que afectará su independencia, -ya visto en Venezuela, Argentina o Hungría-, apunté que ciudadanos deberemos expresar y encauzar indignación, lo que empieza a suceder.

Designación de militar para controlar la Guardia Nacional contrariando exigencia constitucional de mando civil. Ineludible referir designación presidencial de titulares de la Comisión Reguladora de Energía, no obstante haberlos reprobado dos veces el Senado por ignorantes y sin visión de futuro.

Agravamiento de homicidios, secuestros y otras violencias a nivel nacional y local, más crítica que en períodos similares de gobiernos anteriores (no sabíamos de 22 asesinatos ese día en Guanajuato: sin timón, ni brújula, ni tripulación, ni cartas de navegación en seguridad).

Indiscutida la legitimidad de origen y popularidad del presidente (decreciendo último mes), se percibe absurda su permanente descalificación de cualquier crítica, contrapeso u oposición, generando polarización que hace imposible convocar a consensos que permitan decisiones de amplio apoyo.

Se mencionaron represalias gubernamentales por opinar distinto al presidente, desde auditorías fiscales, apertura de carpetas de investigación manipuladas, propuestas de soborno para callarse. También amenazas de corruptos denunciados. La libertad está amenazada. Federico adelantó lo que este domingo publicó en su columna: el éxito de AMLO está en el subconsciente del mexicano con fijaciones de siglos reforzadas por educación oficial maniquea y porque quien siente está del “lado correcto de la historia” no atiende economía ni ley ni nada que signifique una contención para lograr lo que se propone.

La fuerza de la cuarta transformación no está en su veracidad sino en lo contrario, en la capacidad de imponer sueño y fantasía sobre la realidad. Los números del desempeño del gobierno no importan, sino solo esa palabra matutina de quien conduce el sueño y la fantasía de millones de mexicanos.(Por desgracia, la psicología presidencial se vuelve otra vez destino nacional, diría Krauze). Y prevé que el país cambiará en tránsito penoso para mal, con un país polarizado, unos en el miedo y otros comiendo de la mano del caudillo, avizora millones de electores despojados de su dignidad por el asistencialismo presidencial.

Isabel reclamó inexistencia o nulidad de oposiciones (ahí lo reiteró a Marko Cortés) y coincidimos en que no será del sistema político ni del subsistema de partidos principalmente de dónde vendrá la fuerza eficaz de contención al daño presidencial, sino de convocatoria abierta que reúna liderazgos sociales y políticos dispersos con agenda discutida públicamente que busque los mayores consensos posibles, sin descartarlos con el gobierno. Tarea inicial y descomunales formar ciudadanos responsables, descuidada siempre.

Lo urgente: lograr entienda el presidente y acompañantes que la Constitución es estatuto jurídico del poder y última racionalidad conducente, con formas de relación de y frente al poder y de control del poder que integran marco republicano y federal pertinente para las tormentas y crisis por venir, carta de navegación segura. Conversación en la hacienda La Barranca, convocados por mi compadre Diego Fernández de Cevallos para celebrar, sobre todo, amistad, y 78 años de vida.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.