• Regístrate
Estás leyendo: En defensa de los chapulines (de seis patas)
Comparte esta noticia
Domingo , 21.04.2019 / 15:42 Hoy

A morir a los desiertos

En defensa de los chapulines (de seis patas)

José Manuel Vázquez Navarro

Publicidad
Publicidad

La palabra chapulín, compuesta por la voces náhuatl “chapa”=rebotar y “uli”=hule (que rebota como el hule), designa a un grupo de insectos pertenecientes al orden de los Ortópteros, que se caracterizan por su cuerpo alargado, patas traseras con modificaciones para saltar, alas anteriores pergaminosas y las posteriores blandas y con pliegues para que puedan ser resguardas en el reposo. Mediante el frotamiento entre las alas anteriores y unas espinas de las patas traseras, pueden producir un chirrido con el que se comunican.


A los chapulines también les llamamos saltamontes o langostas. En el mismo orden de los ortópteros encontramos a otros insectos algo parecidos pero con antenas más largas, que hacen sonidos frotando las alas y cuentan con un notable tubo abdominal para depositar huevos, a los que conocemos como grillos y saltamontes verdes o esperanzas.


Algunas especies de chapulines pueden considerarse dañinas porque afectan plantas cultivadas, pero contamos con especies útiles, como el “chapulín de milpa” que se consume en México desde tiempos prehispánicos y constituye un alimento de alta calidad nutritiva. Nuestros antepasados también usaron a este insecto como topónimo; Chapultepec, es el cerro del chapulín.


Por otra parte, la imaginación ha creado seres tan divertidos como el chapulín colorado y conocemos la fábula del saltamontes y la hormiga. Hay referencias temibles de chapulines (la langosta está referida en la Biblia con una de las plagas de Egipto), pero en algunas culturas el chapulín simboliza buenaventura, fertilidad y esperanza.


En los últimos tiempos, para desgracia de los insectos, en nuestro país se habla peyorativamente de “políticos chapulines” para referirse aquellos servidores públicos que teniendo un cargo de elección renuncian para buscar otro puesto, o bien, a aquellos que brincan de un partido de extrema derecha a uno de izquierda, o donde caigan. Utilice el adjetivo que Usted quiera, pero no chapulines, qué culpa tienen estos interesantes ortópteros.


Si dicha acción nos parece tramposa o poco escrupulosa, busquemos reformar este sistema político electoral que permite eso que nos parece mal y muchas otras arbitrariedades.


mavazna@hotmail.com

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.