• Regístrate
Estás leyendo: Se equivocan con Peña
Comparte esta noticia
Sábado , 23.03.2019 / 17:14 Hoy

En privado

Se equivocan con Peña

Joaquín López-Dóriga

Publicidad
Publicidad

De esta vida nadie sale vivo.
Florestán

El último año es el más difícil para un presidente de la República.

Y me explico con referentes.

Las crisis históricas de los presidentes priistas se han dado siempre en ese sexto año. La de Luis Echeverría en 1976, con la primera gran devaluación del 30 de agosto, a tres meses de terminar su gobierno, la expropiación de los valles de El Yaqui y El Mayo, enfrentado con los organismos empresariales y con un anunciado autogolpe de Estado para el 20 de noviembre, lo que él llegó a temer o alentar y que finalmente no sucedió.

José López Portillo tuvo su sexto año con la segunda gran devaluación de febrero de 1982 y la expropiación y nacionalización de la banca, el decreto de control de cambios y la expropiación de las cuentas en dólares de los mexicanos, el 1 de septiembre, a 90 días de la toma de posesión de Miguel de la Madrid, que padeció un sexenio de tormento en lo económico y que desembocó en noviembre, con tasas de inflación anualizadas superiores a 150 por ciento, con un aumento de los precios de gas, gasolina, luz y teléfono de casi 100 por ciento y el país al borde de la suspensión de pagos.

A Carlos Salinas su último año, 1994, lo recibió con el alzamiento y declaración de guerra del EZLN. Siguieron los grandes secuestros, el asesinato de Luis Donaldo Colosio en marzo, el de José Francisco Ruiz Massieu, en septiembre, y la ruptura y enfrentamiento con Ernesto Zedillo, en noviembre, que llevó a la crisis de diciembre.

En todos los casos el común denominador de estas crisis es que estallaron cuando ya había candidato presidencial priista, que es el inicio de la soledad del presidente de la República en turno y la toma de decisiones frente al espejo.

Hoy, a cinco meses de que Enrique Peña Nieto inicie su sexto año de gobierno, la ofensiva de quienes no lo ven con la fuerza inicial, viene no de la oposición, sino de los viejos patriarcas de su partido que para rescatar sus privilegios quieren una vuelta al pasado, cuando el pasado y lastre son ellos mismos y quieren ver los problemas y debilidad del PRI en el Presidente de la República, cometiendo un error de cálculo al subestimarlo.

Esta intentona jurásica es una expresión adelantada del último año que viene, ya con el dinosaurio en la sala.

En su sala.

RETALES

1. AJUSTE. Las mesas de discusión de los temas de la asamblea del PRI, el día 12, estaban programadas para los días 4 y 5, pero las trasladaron para el 9 y 10, lo que cierra espacios a las maniobras de los dinos;

2. PRESENCIA. El presidente Enrique Peña Nieto asistirá al acto central de esa asamblea, la clausura del día 12; y

3. CANDADOS. En la mesa de estatutos, en Campeche, no transitará la dinosáurica estrategia del candado de haber sido candidato para aspirar a serlo, que reduce el universo a ellos mismos y a los años 90. Y eliminarán el requisito de diez años de militancia, no para un candidato en particular, sino para abrir la baraja de los presidenciables.

Nos vemos mañana, pero en privado

lopezdoriga@milenio.com
Twitter: @lopezdoriga
Web: lopezdoriga.com

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.