• Regístrate
Estás leyendo: México: rutas de riesgo
Comparte esta noticia

Día con día

México: rutas de riesgo

Héctor Aguilar Camín

Escuchar audio
Publicidad
Publicidad

En su número de diciembre de 2018, coincidiendo con la inauguración del nuevo gobierno, la revista Nexos publicó un grupo de ensayos dedicados a revisar la experiencia de los gobiernos de izquierda latinoamericana, en la estela de lo que se conoce como la “marea rosa”.

No eran las reflexiones de intelectuales o académicos ajenos al quehacer político o contrarios ideológicamente a esos gobiernos. Eran reflexiones de gente que había estado ahí, había participado o visto de muy cerca la evolución de esos gobiernos, había simpatizado con ellos y podía hacer un balance no adversario, sino simplemente reflexivo y crítico.

Había en esos ensayos una mirada clara hacia los logros, habitualmente borrados por el análisis adverso, pero su verdadera riqueza para el momento inaugural de México era el análisis de los errores, la experiencia vivida en materia de malas decisiones de todo orden: ideológicas y políticas, económicas y morales.

Hablamos del pasado inmediato de países como Argentina, Bolivia, Brasil,Chile, Ecuador, El Salvador, Nicaragua, Uruguay y Venezuela

En el texto de portada de la revista Nexos de este mes de mayo, Javier Tello ofrece una lectura inspiradora de aquellos ensayos, ordenando sus semejanzas y sus diferencias de modo que se hagan visibles los hilos conductores, los dibujos comunes bajo la diversidad.

La falla común a prácticamente todos los gobiernos de la marea rosa es que, habiendo llegado al poder en gran medida por la corrupción de los gobiernos previos, perdieron su turno en la historia también, en gran medida, por escándalos de corrupción. La corrupción los encumbró, la corrupción los derrotó.

Tello repasa país por país las demás lecciones, los errores claves de la marea rosa, cuyo escrutinio es pertinente frente al momento político de México.

Con buen sentido, Tello excluye de su revisión el caso de Venezuela, porque la deriva catastrófica y dictatorial del socialismo bolivariano realmente escapa, como la de Cuba, a la noción de errores cometidos por gobiernos en el marco de una lógica democrática donde se pierden y se ganan elecciones.

Venezuela y Cuba son fracasos históricos que se cuecen aparte.

También se cuecen aparte el éxito y las virtudes de la izquierda uruguaya en el gobierno.

(Mañana: lecciones de la marea rosa latinoamericana).

hector.aguilarcamin@milenio.com

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.