• Regístrate
Estás leyendo: Ineficacia y popularidad
Comparte esta noticia
Lunes , 20.05.2019 / 01:50 Hoy

Día con día

Ineficacia y popularidad

Héctor Aguilar Camín

Escuchar audio
Publicidad
Publicidad

La credibilidad del nuevo gobierno es superior a su eficacia. Sus niveles de aprobación son más altos que sus niveles de rendimiento. El nuevo gobierno entrega hasta ahora pobres resultados en ámbitos centrales del país y de sus promesas de gobierno.

La economía marcha mal, la inseguridad ha empeorado, la inexperiencia de los nuevos gobernantes deja su huella en muchas partes, pero la aprobación del Presidente sigue más alta que su votación de julio de 2018.

Es la disonancia mayor de la vida pública del momento: un gobierno popular de bajos rendimientos.

Veamos la economía. Todos los observadores calificados han puesto sus perspectivas de crecimiento para México abajo del 2%.

El primer bimestre del año que corre fue el de menor generación de empleos desde 2009, en que sacudió a México la crisis mundial del año 2008.

La recaudación total de impuestos cayó 4%, y la del IVA en más de 7%, lo que quiere decir que hubo en esos meses una caída del consumo.

La moneda se ha mantenido estable y el ingreso de capitales al mercado de valores ha mejorado, pero las inversiones privadas de largo plazo están detenidas.

Otras, como las del nuevo aeropuerto y algunas del sector energético, han sido suspendidas o demoradas por el gobierno, que, por su parte no ha hecho crecer la inversión pública y no pudo ejercer 80 mil millones del gasto que tenía autorizado. Un gasto.

Las perspectivas financieras de Pemex han sido calificadas a la baja por firmas internacionales y podrían ser castigadas todavía más si el gobierno no presenta un plan convincente de recuperación de la empresa y persiste en su proyecto de invertir en una refinería, lo cual las calificadoras juzgan como gasto corriente no como inversión.

Conforme se revelan los compromisos de legislación laboral asumidos por México en el nuevo tratado de libre comercio con América del Norte, parece más complicado el horizonte de una firma tranquila del tratado allá y de una administración política viable de las nuevas reglas del mundo sindical acá. Una economía raquítica es el peor signo para un gobierno que cuyo eje de política social es gastar dinero en efectivo.

Pero la popularidad, no hay duda, sigue ahí.

hector.aguilarcamin@milenio.com

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.