• Regístrate
Estás leyendo: Perplejidad
Comparte esta noticia
Viernes , 19.04.2019 / 06:34 Hoy

Doble mirada

Perplejidad

Guillermo Valdés Castellanos

Publicidad
Publicidad

Confieso que cada vez estoy más perplejo y preocupado. Lo que está en juego con las elecciones del próximo 1 de julio es demasiado en cantidad y en relevancia: 3 mil 500 puestos de representación; los poderes Ejecutivo y Legislativo federales enteros y nueve gubernaturas, entre otros. Esa amplia recomposición de la geografía del poder se traducirá necesariamente en un cambio del rumbo del país (no sabemos qué tan superficial o real) y de ello dependerá que se pongan en práctica políticas que apunten a soluciones innovadoras y más eficaces de los problemas centrales del país —crecimiento económico raquítico, desigualdades ofensivas, pobreza estancada, inseguridad creciente, corrupción impune en los más de los casos— o al contrario, que los agraven, ya sea por inercia o por políticas regresivas.

Considerando eso que está en juego (traducido en algunos ejemplos: ¿se van a crear 400 mil o 800 mil empleos cada año; van a ocurrir 45 mil o 15 mil homicidios en 2024; los corruptos serán encarcelados y habrá una institucionalidad que reduzca la corrupción o será al contrario; los niños aprenderán mejor en las escuelas o el SNTE y la CNTE se volverán a apoderar de las plazas magisteriales?), mi perplejidad viene de la ligereza e irresponsabilidad con que están actuando la mayoría de los protagonistas.

Una cosa es el discurso lleno de promesas; otra lo que dejan ver los candidatos y partidos con sus acciones y la selección de sus acompañantes. Las contradicciones y la incongruencia comienzan a ser apabullantes. Dos casos dados a conocer en la semana son realmente desconcertantes. Germán Martínez y Napoleón Gómez Urrutia que probablemente serán senadores plurinominales de Morena.

En el primer caso, simplemente no encuentro manera de justificar un viraje tan radical del ex presidente del PAN. Después de 30 años de militancia real y brillante en Acción Nacional y 12 años criticando con solidez argumentativa y gran agudeza política la persona y las propuestas de López Obrador, resulta que ahora repartirá con gusto volantes que lo exaltan y obedecerá sus órdenes políticas. ¿Han cambiado las propuestas programáticas de AMLO, esas que siempre le parecieron a Germán retrógradas y contrarias al interés nacional? ¿López Obrador ya se volvió demócrata y liberal según el credo y principios que siempre defendió Germán? No conozco alguien serio que responda afirmativamente a esas dos preguntas. ¿Cómo explicarse la decisión de Germán Martínez? Ojalá y él lo pueda hacer de manera pública algún día. Por lo pronto, misterio y perplejidad absolutas.

Napoleón Gómez Urrutia, líder venal que traficó con 55 millones de dólares de los mineros de Cananea, es para López Obrador un perseguido político. ¿Quién le cree? Como es un opositor a la mafia del poder, AMLO decide llevarlo al Senado y darle fuero e impunidad. El caso típico de un daltónico que ve verde la realidad cuando todo mundo ve y sabe que es roja. ¿Los mineros defraudados durante décadas por Gómez Urrutia votarán por AMLO? Su decisión me trae a la memoria el cuento del rey que va desnudo, pero cree que lleva el traje más elegante del reino y nadie en Morena se atreve a decírselo.

Este nivel de incongruencia —a la que habría que sumar la violencia con que el PRD dirime los conflictos en la selección de candidaturas y la incorporación de personajes con antecedentes reprobables como en San Luis Potosí— mostrado hasta la fecha no es una buena noticia, cuando lo que la sociedad les reclama a los políticos es honestidad y congruencia entre el decir y el hacer. ¿Quedará alguien con un poco de autoridad moral después del 1 de julio?

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.