• Regístrate
Estás leyendo: La lectura en México
Comparte esta noticia
Sábado , 23.03.2019 / 17:15 Hoy

Uno hasta el fondo

La lectura en México

Gil Gamés

Escuchar audio
Publicidad
Publicidad

Gil bajaba la cortina de la semana en condiciones deplorables, lo cercaban con fuego la fatiga de metal, las desilusiones, la baja moral y el escepticismo. Como lo oyen, ni más ni menos. Gil pensaba en la lectura en México, ese desastre. Gamés pidió a amigos conocedores datos, cifras y él mismo tomo el azadón y cavó en esas tierras duras.

Gilga pone en esta página del fondo el resultado de esa faena. Aquí vamos. Cinturón de seguridad obligatorio.

···

Cuando acopiaba cifras, Gilga recordó que Jorge Luis Borges decía que el libro era la única herramienta inventada por el hombre que no era una extensión del cuerpo, sino de la mente. En la conferencia que Borges dio en 1978 en la Universidad de Belgrano sobre “El libro” se puede encontrar una explicación profunda y certera del poder de esta herramienta. “Cuando se habla de la biblioteca de Alejandría —nos dice Borges — se dice que es la memoria de la humanidad. Eso es el libro y es algo más también, la imaginación”.

···

Gil entra rápido en materia. Los resultados mexicanos de comprensión de lectura en la prueba PISA de la OCDE 2015 dieron en su momento a conocer este desastre: los estudiantes mexicanos obtienen en promedio 423 puntos. Dicho rendimiento está por debajo del promedio de 493 puntos de la OCDE y sitúa a México a un nivel similar al de Bulgaria, Colombia, Costa Rica, Moldavia, Montenegro, Trinidad y Tobago, y Turquía.

···

En promedio, cerca de 20 por ciento de los estudiantes de los países de la OCDE no alcanza el nivel mínimo de competencias en lectura (por debajo del Nivel 2), considerado como el nivel de competencia desde el cual los estudiantes comienzan a demostrar las habilidades lectoras que les permitirán participar efectivamente y productivamente en la sociedad moderna. En México, 42 por ciento de los estudiantes está por debajo del Nivel 2 en lectura, lo cual es significativamente mayor que el porcentaje de Chile, similar a los porcentajes de Colombia, Costa Rica y Uruguay y menor que la proporción en Brasil y Perú. La proporción de estudiantes mexicanos que no logra alcanzar el nivel mínimo de competencias en lectura no ha variado desde 2009.

···

En los países de la OCDE, 8.3 por ciento de los estudiantes alcanza niveles de competencia de excelencia en lectura; esto quiere decir que estos estudiantes son competentes en los Niveles 5 o 6. En estos niveles los estudiantes son capaces de localizar información en textos que no les son familiares ya sea en forma o en contenido, demuestran una comprensión pormenorizada, e infieren qué información es relevante para la tarea. También son capaces de evaluar críticamente dichos textos y construir hipótesis acerca de ellos, utilizando conocimientos especializados y acomodando conceptos que pueden ser contrarios a lo esperado.

Solo 0.3 por ciento de los estudiantes en México alcanza dicho nivel de excelencia, por debajo de los porcentajes de Brasil, Chile, Colombia, Costa Rica y Uruguay.

···

Gilga reúne aquí estos números para documentar su pesimismo. Según el Instituto Nacional de Estadística y Geografía, en su medición realizada en febrero de 2017, 45 por ciento de los mexicanos lee por lo menos un libro al año, mientras que 55 por ciento no lee nada. Lo más preocupante es el nivel de comprensión; 4 por ciento comprende muy poco y 20 por ciento lo entiende todo.

Estas cifras resultan alarmantes porque de las pocas personas que leen, éstas no son, en su mayoría, lectores comprometidos con el significado de lo que encuentran en los libros: referencias, reflejos, la condición humana, la cultura.

···

Por si fuera poco, la misma encuesta del Inegi arroja que más de 40 por ciento de las personas no lee por falta de tiempo; 27 por ciento porque no le interesa o no le gusta; 16 por ciento por problemas de salud; 12 por ciento porque prefiere hacer otras actividades y solo 3 por ciento por falta de dinero.

No resulta difícil observar que la gente no lee porque los libros sean caros, sino porque no ha habido un esfuerzo real y contundente para incrementar la lectura en la vida cotidiana.

···

Gil toma la copa los viernes con amigos verdaderos. Mientras se acerca el mesero con la charola de Glenfiddich 15, Gamés pondrá a circular las frases de Cervantes por el mantel tan blanco: El que lee mucho y anda mucho, ve mucho y sabe mucho.

Gil s’en va

gil.games@milenio.com

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.