• Regístrate
Estás leyendo: Los candidatos independientes
Comparte esta noticia

Juego de espejos

Los candidatos independientes

Federico Berrueto

Publicidad
Publicidad

Una de las novedades del sistema electoral han sido las candidaturas independientes, las que iniciaron por la puerta grande en la elección de 2015 con Jaime Rodríguez en Nuevo León, al ganarle al PAN y al PRI la gubernatura. La propuesta de El Bronco fue simple, fácil de entender y conectaba con el ánimo de agravio de los electores: “seré un gobernador independiente de los partidos y en consecuencia trabajaré para los ciudadanos, que son los que mandan, y meteré a la cárcel a los corruptos del gobierno en funciones, empezando por el titular y su familia”.

En 2016, los independientes no tuvieron el protagonismo de inicio. La explicación es que ellos convocan al segmento que rechaza el orden de cosas; un candidato de partido que sea convincente en tal respecto puede superar al independiente. Esto revela que la competencia electoral tiene como referencia una mayoría que demanda el cambio radical y a fondo, pero varias opciones concurren en tal propósito.

Son varios los prospectos de candidatos independientes para 2018. De todos ellos el más auténtico en cuanto a independencia de los partidos es Jorge Castañeda. A diferencia de casi todos los demás, nunca ha militado o recibido el apoyo de partido alguno, como funcionario hizo valer una postura propia y muy reconocida dentro y fuera de México en su tránsito como secretario de Relaciones Exteriores, además de que tiene el singular mérito de haber promovido el cambio constitucional para abrir puerta a las candidaturas independientes con su caso ante la CIDH.

Otros nombres que se mencionan como posibles candidatos independientes en la elección presidencial son Jaime Rodríguez, Margarita Zavala, Pedro Ferriz y Miguel Ángel Mancera, entre otros. Margarita con acierto ha declinado esa opción y buscará la postulación del PAN. Aunque el PRD requiere de Miguel Ángel Mancera, éste vale más como independiente que como candidato postulado por un partido. Jaime Rodríguez tiene un aceptable posicionamiento nacional, el que le da sobradamente para la candidatura, pero solicitar licencia a poco más de dos años de gobierno le puede significar un regreso complicado a Nuevo León en el supuesto de no ganar la elección presidencial. Pedro Ferriz ha iniciado desde hace tiempo su proselitismo con resultados satisfactorios a la magnitud de la empresa, aunque al momento no concita suficiente apoyo, según los estudios de opinión.

En el ánimo social de estos tiempos, los candidatos independientes son vistos con amplia simpatía. Esto se debe al desgaste de los partidos gobernantes y de la política convencional. Esta situación no afecta a Morena y por ello es el partido que más ha crecido. El PAN tuvo resultados espectaculares en la pasada elección en cuanto a triunfos, pero sus votos no fueron mayores a los de 2012, cuando quedó en tercer lugar. Sus candidatos ganaron porque pudieron dar cauce al repudio a los gobiernos del PRI. El PAN se engaña si considera que la ola que le da impulso es suficiente para llevarle a la Presidencia. En el mar de la indignación es Morena y los candidatos independientes los mejor equipados para la tarea.

El más genuino y mejor candidato es el ex canciller Castañeda. Su presencia en la contienda de 2018 debiera asumirse en interés de todos. En el debate y en la confrontación por el voto habría un ingrediente de solidez intelectual, conocimiento profundo de la política exterior en un momento crucial para el mundo, además de que serviría para que todos los candidatos, incluyendo a López Obrador, fueran objeto de riguroso escrutinio y validación ciudadana. No está por demás señalar su funcionalidad política e intelectual si Donald Trump ganara la presidencia de su país. La postulación de Castañeda es fundamental para la calidad de la contienda. Ningún otro candidato independiente o de partido puede aportar lo que él tiene y representa.

Lo ideal es que exista un solo candidato independiente, situación sumamente difícil de concertar. Mancera y Jaime Rodríguez tienen legítima aspiración por la candidatura. Además, debe entenderse que la política después de 2018 será diferente. Seguramente el gobierno de coalición estará presente y quienes acrediten talento podrían llegar a primeros planos de la política si cuentan con un aval político y social de peso. Para ello puede servir la contienda y la candidatura independiente.

Así las cosas, quienes podrían ser protagonistas del mañana son Miguel Ángel Mancera, Ricardo Anaya o Manlio Fabio Beltrones, quienes podrían ser secretario de Gobernación; Castañeda nuevamente Canciller, especialmente si Donald Trump es presidente de EU; Jaime Rodríguez regresaría a Nuevo León o se insertaría en la política nacional en algún cargo importante en el gabinete. Otros nombres son pensables, dependiendo de quién gane la Presidencia y quienes sean postulados por PRI, PRD o PAN. Ser candidato independiente es una inversión política mayor y una oportunidad en un escenario inédito de la política nacional.

fberruetop@gmail.com

Twitter: @berrueto

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.