• Regístrate
Estás leyendo: Cambiar para que nada cambie
Comparte esta noticia
Lunes , 22.04.2019 / 11:31 Hoy

Contexto

Cambiar para que nada cambie

Esteban Illades

Escuchar audio
Publicidad
Publicidad

Esta semana, el presidente López Obrador reveló, de pasadita, que había asistido a la casa de un poderoso ejecutivo de televisión para cenar con Jared Kushner, el yerno de Donald Trump y puerta de acceso al primer círculo del presidente de Estados Unidos.

Al Presidente se le preguntó, dos días seguidos, sobre la reunión. Ayer, en su conferencia matutina, dijo: “lo hicimos así [cenar en casa de un empresario] porque lo consideramos normal”. Discutir planes de inversión entre gobiernos por miles de millones de dólares en el comedor de un empresario le pareció “normal”.

También por estas fechas, el gobierno anunció un proceso de licitación restringida para la construcción de la refinería de Dos Bocas. En ese proceso participan solo cuatro empresas, todas con señalamientos de corrupción en otros países. La más notoria es conocida en círculos internacionales como “El Odebrecht argentino”, y de hecho lleva años bajo investigación en ese país.

Ante las acusaciones, el Presidente se refirió a las cuatro como “empresas de mucho prestigio”.

El martes, el senador morenista Armando Guadiana, presidente de la comisión de Energía de la Cámara alta y empresario del carbón, anunció que negociaba un acuerdo para reactivar la región carbonífera de Coahuila, su estado: según el senador, la Comisión Federal de Electricidad compraría por lo menos 360 mil toneladas del mineral. Entiéndase: Guadiana negocia contratos para privados de la industria en la que lleva décadas y lo hace desde su posición en el Poder Legislativo. A pesar de que Manuel Bartlett, director de la CFE, negó el miércoles que la reunión hubiera sucedido, Guadiana dijo el jueves que la compra de carbón seguía en pie.

Éstos son ejemplos recientes pero no únicos. Desde que este gobierno entró en funciones, su manera de actuar ha sido muy similar a la de sus predecesores. Por ejemplo, compró pipas “de emergencia” sin licitación alguna, a sobreprecio, y sin seguir las prácticas mínimas de transparencia. También propuso a cercanos al Presidente para cargos que requieren experiencia técnica de la cual carecen.

Se repite una y otra vez que “el país ya cambió”. Quizás sí. Pero, por parafrasear a Lampedusa, lo hizo para quedarse igual.

@esteban_is
Facebook: /illadesesteban

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.