• Regístrate
Estás leyendo: Dos minutos para la media noche
Comparte esta noticia
Miércoles , 24.04.2019 / 05:59 Hoy

Hebdomadaria

Dos minutos para la media noche

Erik C. Seamanduras

Publicidad
Publicidad

Y retiembla en sus centros la tierra.

Esta ocasión por cortesía de Pinotepa Nacional, Oaxaca, con el movimiento telúrico de 7.2 grados en la escala de Richter que nos recetó el viernes pasado, justo cuando celebrábamos sobre la calle de Dolores, en el Barrio Chino de la Ciudad de México, la Fiesta de la Primavera que marca el inicio de su año número cuatro mil 716, también conocido como el Año del Perro.

Y andábamos allá, para cargar energía, buena vibra porque, de acuerdo con la astrología oriental, los años que corresponden al signo zodiacal del perro suelen ser años buenos, en tanto que los años del signo de la rata suelen ser malos.

Esperemos que este también lo sea, sobre todo si tomamos en cuenta que seguirá temblando a lo largo de todo el territorio nacional en los días, semanas y meses por venir.

Por supuesto que no me refiero sólo a los desplazamientos de tierra, que se originan en el subsuelo y generan efectos de toda suerte que solemos sentir quienes poblamos la corteza terrestre, ajenos a la constante transformación que la economía y las decisiones del hombre producen en el entorno, sino a los efectos que la mano del hombre le ocasionan, aquí y en China.

Polvo eres y en polvo te convertirás, nos dijo el padre Clímaco, al momento de imponernos la ceniza el miércoles de ídem ¡Arrepiéntete y cree en el evangelio! Sentenció con ese aire premonitorio, con el que en realidad quiere decir que Dios nos agarre confesados, sobre todo en esta cuaresma y Semana Santa, que es tiempo de reflexión y arrepentimiento.

Más aún, si tenemos presentes los acontecimientos mundiales que motivaron a los Científicos Atómicos a adelantar 30 segundos la cuenta regresiva del Reloj del Apocalipsis, cuyas manecillas quedaron situadas en dos minutos para la media noche, algo que no ocurría desde 1953, tiempos en los que Estados Unidos y la extinta Unión Soviética, competían en una carrera de armas nucleares.

Algo así como la que hoy por hoy mantienen los presidentes de Estados Unidos, Donald Trump, quien durante 2017 decidió que su país se retirase del Acuerdo Climático de París y menospreció el acuerdo nuclear con Irán, y las constantes pruebas balísticas que realiza el Presidente de Corea del Norte, Kim Jong-Un, a la par de un rejuego de palabras y amenazas veladas que podrían acabar con el orbe.

Pero no sólo ellos, el Boletín de Científicos Atómicos, consideró también que los líderes mundiales le han fallado a la humanidad, al soslayar los importantes daños que en las últimas décadas hemos infringido a los bosques, ríos, mares, pero sobre todo al subsuelo que cada vez se mueve con mayor frecuencia, haciéndonos sentir que el mundo está cada vez más cerca del juicio final.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.