• Regístrate
Estás leyendo: La mentira del sexenio
Comparte esta noticia
Martes , 19.03.2019 / 22:16 Hoy

Columna de Enrique Velázquez

La mentira del sexenio

Enrique Velázquez

Publicidad
Publicidad

Me opuse a la reforma energética. Como diputado local, en una sesión que de forma lamentable priistas y panistas plancharon pasar la reforma, defendí la soberanía nacional y un modelo de seguridad energética que hoy nos da la razón. Dije que la reforma se había vendido con mentiras y engaños. Que la reforma había sido negociada en lo oscurito para favorecer a intereses privados y extranjeros. Que su verdadero objetivo era desahuciar y desaparecer a Pemex. Que era una mentira que los precios de las gasolinas y combustibles tenderían a la baja. No era un adelantado a mi tiempo, simplemente con leer la reforma uno se daba cuenta de lo endeble de la propuesta presidencial.

Hoy tenemos el gasolinazo en nuestras espaldas y acosando nuestros bolsillos. Hoy tenemos a un Presidente que ve como sus promesas se diluyen con mucha rapidez. Hoy tenemos a un país que tiene que importar el 70 por ciento de la gasolina. Y, todavía peor, vivimos en un país petrolero que no traslada ese bienestar a su gente. La Reforma entregó la riqueza nacional a capitales extranjeros, con la promesa de mejores precios, y nos quedamos en el peor de los mundos: nuestro petróleo está privatizado y debemos pagar más impuestos para mantener a un gobierno que no quiere renunciar a sus privilegios.

Sin embargo, la mentira es una oportunidad. El caos en el que nos ha sumergido Peña Nieto es una coyuntura para que construyamos un proyecto de país que sí responda a lo que demandan las mayorías sociales de México. Necesitamos un gobierno austero y eficiente, sin privilegios más que el de servir; una sociedad civil activa y crítica, que se asuma como ciudadanía y no como súbditos; una apuesta decidida por la educación y la salud universal; un modelo fiscal que le cobre a los que más tienen y que apoyen a quien no tuvo las mismas oportunidades; recursos naturales que sirvan como palanca del desarrollo nacional y no una renta petrolera que sirve para pagar los excesos de los gobernadores. Nos quisieron convencer que privatizar el petróleo era la única salida y sabemos que no es cierto.

Pasemos del desastre del Pacto por México a un nuevo acuerdo en donde los protagonistas sean los ciudadanos de este país. Un proyecto de país construido desde abajo y al servicio de las mayorías empobrecidas. Un proyecto que tenga en mente al indígena pobre del Norte de Jalisco; a la trabajadora que se esfuerza 50 horas a la semana y que tiene un salario de miseria; al profesor que apenas llega al fin de mes; a la madre soltera que no tiene apoyo del gobierno; a quien le cortan la luz por no poder pagar; al homosexual que se le niegan sus derechos; al joven que es encarcelado en lugar de estar en la escuela; a la mujer que es golpeada y abandonada; a la niña que no tiene derecho a jugar; al abuelo que debe morir solo. El próximo proyecto de México debe ser su gente, el gasolinazo es una oportunidad sí lo sabemos aprovechar.

Enrique Velázquez

Secretario General STAUdeG

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.