• Regístrate
Estás leyendo: Engaño comercial
Comparte esta noticia
Viernes , 22.03.2019 / 02:37 Hoy

Historias con zapatos

Engaño comercial

Enrique Entero

Publicidad
Publicidad

El combate en contra de las adicciones que debe de ser una tarea personal y social, ha tomado carta de residencia el uso del cigarro electrónico, el cual es un sucedáneo en el consumo del tabaco.

El uso del cigarro electrónico opera como un engaño comercial que promueve el autoengaño en un consumidor que simula buscar una manera de disminuir los efectos tóxicos del tabaco. Este argumento básico es usado tanto por las empresas como por el consumidor como una forma de evadir el acto definitivo y fundamental que es dejar de fumar.

Se afirma que fumar un cigarro menos equivale a 11 minutos más de vida. El mexicano invierte alrededor de 600 pesos al mes en el consumo de tabaco, y en el año del 2011 en nuestro país fallecieron 29 de cada 100 personas por enfermedades relacionadas con el tabaco, particularmente por cáncer sobre el cual fallecen un 33 por ciento de hombres y un 41 por ciento de mujeres.

Juan Zinser, oncólogo y presidente del Consejo Mexicano contra el Tabaquismo, afirma que el humo que produce el uso de los cigarros electrónicos también conocidos como “vapeadores”, “es peligroso porque contiene toxinas, nicotina con todo y sus sustancias cancerígenas, además que las personas terminan por fumar más tabaco”, concluye.

Cómo no puede ser beneficioso para las empresas que fabrican y promueven el empleo del cigarro electrónico, pues hasta congresos realizan, como el organizado en el WorldTrade Center de la ciudad de México. En España las empresas fabricantes del cigarro electrónico alcanzaron una facturación por la cantidad de 55 millones de euros en 2016 y el consumo de 350 mil usuarios.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.