• Regístrate
Estás leyendo: El talento mexiquense poco aprovechado
Comparte esta noticia

ADN mexiquense

El talento mexiquense poco aprovechado

Eduardo Garduño Campa

Publicidad
Publicidad

En los diferentes campos de la actividad productiva en los que se desenvuelve el ser humano. Como profesionista independiente, servidor público, docente en todos los niveles de educación, obrero calificado, trabajador u ejecutivo de empresa y centros de negocios y muchas más. En todas hay una aportación al desarrollo del país y del Estado de México en particular.

Con lo anterior se prueba que no todo es violencia, inseguridad, narcotráfico, feminicidios y maldad. Hay también hay quienes desde su trinchera quieren con su trabajo que la vida sea diferente.

Y en ese paso por la vida productiva muchos se topan con personas talentosas. Jóvenes con deseos de aportar a la sociedad y pidiendo una oportunidad para incorporarse y decir “aquí estamos y queremos como ustedes una mejor sociedad”.

Tal es el caso de Magali Heram. Egresada de la carrera de comunicación de la UAEMex. Que encontró en el cine la oportunidad de expresar su preocupación por la descomposición del tejido social y a la vez la forma de comunicar a las autoridades a que volteen hacia los grupos vulnerables.

Joven a Cineasta y joven inquieta Magalia Heram presenta en festivales de cine y en casas de cultura municipales y en centros escolares y donde haya oportunidad su Opera Prima Zul. Un cortometraje que trata sobre la relación del ser humano con el universo y la importancia de tomar decisiones.

Y nos comenta que le gusta contar historias propositivas, cercanas a la gente, que conecten y que nos ayuden a recordar que cada uno de nosotros podemos mejorar nuestra realidad. “Decidí hacer cine porque en general no veía películas mexicanas con las que me pudiera identificar yo o la gente de mi contexto. De pronto las historias sólo eran perturbadoras y oscuras. El cine que quiero contar es sobre la parte luminosa del ser humano, de nuestro potencial, nuestra fuerza interior y de cómo esto puede ayudarnos a salir adelante.

Creo en el poder del cine y por ello lo veo como una poderosa herramienta de reconstrucción del tejido social. Me gustaría que mis historias sean vistas por el mayor número de personas posible, iniciando por comunidades vulnerables. Sus historias de vida deben ser muy duras, pero eso no significa que deba ser así siempre, deseo contarles que existe otra realidad a la que pueden acceder. Naturalmente a veces no basta con la fuerza interior para salir de una realidad como la que viven estas personas, me parece que quienes los rodeamos y tenemos la posibilidad de apoyarlos para salir adelante, debemos hacerlo. Apelo a la consciencia del ser humano y a la otredad.

No podemos dejar de lado a las personas menos afortunadas porque en realidad estamos hablando de nosotros mismos, ellos somos nosotros.Cómo estoy al tanto de la difícil situación de la distribución y exhibición del cine mexicano, yo inicié con Zul algo que llamo Ruta Social, que básicamente es encontrar una exhibición alternativa a los cines convencionales”.

Pero Magali Heram es uno de los tantos casos de jóvenes talentos mexiquenses que exigen y merecen una oportunidad que muchas veces se les niega por el temor a ser reemplazados o porque ven amenazados sus intereses de quienes ostentan el poder. Ojalá eso cambie y se aprovechen todos los talentos que tenemos.

egardunoc@uaemex.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.