• Regístrate
Estás leyendo: En síntesis: ¡cretinismo exultante!
Comparte esta noticia
Viernes , 19.04.2019 / 10:18 Hoy

Sin rodeos

En síntesis: ¡cretinismo exultante!

Diego Fernández de Cevallos

Escuchar audio
Publicidad
Publicidad

Con admiración para la gran Rebeca.

El entonces candidato dijo: “Trump nos va a tener que respetar… va a entender que debe moderarse, QUE NO DEBE ESTAR OFENDIENDO AL PUEBLO DE MÉXICO, y no queremos confrontarnos con él, pero le vamos a pedir que nos respete… entonces, si lanza un tuit ofensivo, YO ME VOY A HACER CARGO DE RESPONDERLE… vamos a respetar al Presidente Trump, pero va a tener que respetarnos. No va a agarrarnos siempre de escarnio… no es que se levante en la mañana y diga: ‘voy a poner en mi Face que los mexicanos son muy malos’, porque le recomendaron sus publicistas’. Cuando diga algo va a tener respuesta”.

“No le voy a mandar decir con el canciller. Él usa su Twitter, su Facebook, yo voy a usarlo también… le voy a decir lo que pienso. Ahora Trump está habla y habla y habla mal del mexicano, PERO VAMOS A LLEGAR NOSOTROS, CADA VEZ QUE LANCE UN TUIT VA A HABER OTRO DE REGRESO, nos va a tener que aprender a respetar”.

“Yo también me voy a poner ahí, ahí te va la respuesta. No va a haber ningún problema; CADA VEZ que haga lo que hizo hoy va a tener RESPUESTA DIRECTA. Yo también voy a mandar decir lo que pienso por Twitter”.

“Porque Peña no contesta, a Peña lo asustó Trump desde que le habló por teléfono. Le alzó la voz, LO CALLÓ, pero con nosotros es distinto. Sin faltarle al respeto, lo vamos a poner en su sitio”.

En primer lugar, es falso que Peña haya guardado silencio. El 18 de mayo pasado, por ejemplo, el entonces presidente mandó un claro y enérgico mensaje al pueblo de México y al presidente Yankee. Entre otras cosas le dijo a éste: “Si sus recientes declaraciones derivan de una frustración por asuntos de política interna, de sus leyes o de su Congreso, diríjase a ellos, no a los mexicanos. No vamos a permitir que la retórica negativa defina nuestras acciones… y evocando las palabras de un gran presidente de EEUU, no tendremos miedo de negociar, pero nunca vamos a negociar con miedo”. Eso y más le dijo.

En segundo lugar, quedó atrás el valiente candidato que ofreció responder a las agresiones de aquel soberbio. Hoy tenemos un presidente cobarde y tartufo.

Ahora, ASUSTADO, guarda sepulcral silencio. Recientemente reunió a cientos de “beneficiarios” (a quienes llama humillantemente “sus asesores internacionales”) para preguntarles si debe responder las injurias o ser “prudente”. Cuando “el pueblo bueno y sabio” le “aconsejó” a mano alzada (?) ser prudente, él, emocionado, satisfecho y buscando justificar su contradicción exclamó: ¡ESE ES MI PUEBLO!

Al margen de cuál sea la correcta actitud ante Trump, ¿qué resulta evidente de la contradicción expuesta? ¡Cretinismo exultante! De sus “asesores”, por la sumisión interesada; de él, por la cobardía, la injuria y la estafa con las que vive y gobierna. ¡Viva la Cuarta Consternación!

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.