• Regístrate
Estás leyendo: Como Peña, Trump dispuesto a negociar toda la relación
Comparte esta noticia
Miércoles , 20.03.2019 / 02:00 Hoy

Duda razonable

Como Peña, Trump dispuesto a negociar toda la relación

Carlos Puig

Publicidad
Publicidad

La discusión de estos días en parte de la comentocracia y muchas de las declaraciones de Luis Videgaray han tenido que ver con cuál es la mejor manera de negociar con alguien como el próximo presidente de Estados Unidos.

Que si lo que dice la teoría de juegos, que si hay que ser durísimos, que si hay que darle la vuelta, que si vaya usted a saber. No está fácil, eso se da por descontado.

El presidente Peña Nieto dijo el miércoles, como apuntó nuestra portada, que, si Trump quiere negociar, tendrá que negociar toda la relación.

La verdad es que Trump está en las mismas.

Por ejemplo, respecto al muro.

El año pasado Trump envió un memorando al Washington Post en el que delineaba su estrategia para que México lo pagara. Es una mezcla de chantaje y cabronería.

Lo resumo: el día uno se anuncia la promulgación de una "regla propuesta" (reglamento) para redefinir las instituciones financieras a las que se aplica una provisión del "Patriot Act" que obliga a las instituciones financieras a "conocer a su cliente" y extender la regla a empresas de transferencia como Western Union, e incluir transferencias electrónicas. El decreto incluiría un requisito para que cualquier extranjero que quiera enviar dinero fuera del país tenga que acreditar su presencia legal en Estados Unidos.

El día dos México inmediatamente protestará. "Ellos reciben aproximadamente 24 mil millones de dólares al año en remesas de nacionales mexicanos que sirven como seguridad social de facto para las familias pobres en México".

El día tres se le dice a México que si el gobierno mexicano contribuye con el muro la administración no promulgará la nueva regla.

México no lo acepta.

La negociación se traslada a lo comercial con aplicación de tarifas arancelarias con base en los tratados actuales con el argumento de que cualquier tarifa afecta más a México que a Estados Unidos.

Si México sigue sin aceptar el pago, se traslada a lo migratorio con cancelación o reducción de visas de negocio y turismo y aumento de la tarifa en las visas y tarjetas fronterizas de las que se emiten un millón al año.

Es decir, si no lo paga México, que lo paguen los mexicanos.

Está claro. Todo está en juego.

Videgaray debería estar velando algunas armas. Las que tenga.

Twitter: @puigcarlos

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.