• Regístrate
Estás leyendo: Pocoyó cambia de pasaporte y ahora es mexicano
Comparte esta noticia
Jueves , 25.04.2019 / 00:26 Hoy

Nada personal, solo negocios

Pocoyó cambia de pasaporte y ahora es mexicano

Bárbara Anderson

Publicidad
Publicidad

El carismático dibujo animado enfundado en un pijama azul es de sangre azul. Su creador, el español José María Castillejo, es descendiente del Cid Campeador.

Con una buena cantidad de títulos nobiliarios en su haber, Castillejo saltó a la fama hace 15 años con su productora de animación Zinkia, que lanzó un personaje tan universal que llegó a 80 países (y hasta la voz del famoso actor británico Stephen Fry, para su versión en inglés).

El producto era una bomba de rating y de merchandising; en 2009 comenzó a cotizar en el Mercado Alternativo Bursátil de la Bolsa de Madrid.

Justo ese año, a Castillejo le presentaron unos amigos en Madrid a un empresario mexicano que estaba de vacaciones: Miguel Valladares García. Su nombre es pesado en San Luis Potosí, con una fortuna amasada en la siderúrgica familiar (Aceros San Luis) y la editorial Mival, dueña de los periódicos Pulso, San Luis Hoy y Huasteca Hoy.

En aquel viaje, el padre de Pocoyó lo entusiasmó con el éxito de la tira, que estaba a poco de entrar al mercado chino. Tanto gustó el proyecto, que Valladares le compró en 4 millones de euros (mde) 11% de su productora, y con eso se convertía en el segundo mayor accionista. En ese momento la empresa valía casi 80 mde.

¿Qué pasó en el camino? Malas gestiones financieras, aseguran los medios de negocios españoles, y poca visión de largo plazo por parte del noble a cargo de Zinkia, más una serie de préstamos bancarios pedidos en nombre del éxito de Pocoyó, pero nunca pagados.

Ésta última fue una de las razones por las cuales este fin de semana el encantador niño de las aventuras con Pato y Elly, se convirtió en mexicano.

Uno de los créditos de 16 mde era con el banco Bankia y en cuatro años no cobraron ni una sola cuota. Cuando la institución anunció que iba a quedarse con las garantías del crédito (que eran 33% de Zinkia) Valladares y los demás socios comenzaron una pelea con Castillejo. El único que se animó a soltar billete fue el potosino, que negoció comprar la deuda de 16 mde en solo 2.9.

Así, a precio de ganga Valladares se quedó como socio mayoritario (45%) y este viernes fue nombrado por la junta de accionistas como presidente de Zinkia y el fundador se tuvo que ir de regreso a su casa.

Valladares en siete años y con 6.9 mde se quedó con una empresa que llegó a valer 80 mde y que él mismo declaró el viernes espera ponerla en los niveles de facturación que merece con un personaje que no ha caído de la fascinación infantil desde 2001.

barbara.anderson@milenio.com

Twitter: @ba_anderson

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.