• Regístrate
Estás leyendo: El Madrid de Carmena ya no es España ni tiene bandera en la FIL
Comparte esta noticia
Viernes , 26.04.2019 / 12:10 Hoy

Desde Sandua

El Madrid de Carmena ya no es España ni tiene bandera en la FIL

Antonio Rodríguez Jiménez

Publicidad
Publicidad

La FIL es uno de los acontecimientos más importantes –culturalmente hablando- que se producen en México y que enriquece de una manera crucial a Guadalajara. Está perfectamente organizado, la gente inunda la Expo convirtiéndose en una pequeña ciudad.

Uno se pierde por aquellas calles repletas de libros y de sabiduría. Los medios de comunicación se vuelcan y viven allí desde la mañana a la noche. Se negocia a nivel profesional, pero es una feria libresca del pueblo que organiza una Universidad de Guadalajara con una capacidad insólita. Observo que las editoriales españolas comen terreno cada día y pierden presencia las latinoamericanas, aunque pueden ser percepciones mías muy personales.

Hay restaurantes, zonas para niños, una parte nacional y otra internacional, cientos de aparcamientos y un caos a veces llevadero. Recuerdo con nostalgia la presencia de Andalucía y la coordinación perfecta de los escritores, gracias a Rafi Valenzuela, una cordobesa prodigiosa con la ayuda política de la consejera Carmen Calvo.

Pero ahora le ha tocado el turno a Madrid y nos tiene desconcertados, ya que hay un gran número de autores que no existían, la poesía es muy deficiente, la novela un poco mejor y lo demás es algo de extraterrestres, porque no hay una representación cultural de Madrid. Menos mal que vino Savater, aunque creo que no lo traía Madrid sino su editorial.

Hasta la música es discreta. ¿Qué ocurre? ¿No había dinero? Creo que se han gastado más de dos millones y medio y han construido una especie de ridícula plaza de toros blanca para renegar de la bandera de España. Como si Madrid fuese de otra galaxia. Señores, Madrid es España y la señora alcaldesa es una servidora pública. Si no quiere ser española que se marche del país. Recientemente hubo una actividad en el Ayuntamiento madrileño y también desapareció la bandera de España. ¡Esto es sencillamente una vergüenza! Si quieren hacer una plaza de toros para que actúen los escritores debe tener las características de la misma: el albero amarillo y rojo, la bandera, los burladeros, etc.

Y el pobre de Pablo Iglesias, en el que todos teníamos fe de un cambio, se ha convertido en un lacayo de Maduro y de Irán y se limpia sus partes pudendas con una bandera que representa a España.

Iglesias fue la esperanza y ahora es una especie de terrorista pseudopolítico, que cobra del erario público y arremete contra el sistema. España es una de las democracias más importantes del mundo. Los separatistas catalanes a los que usted defiende son tan golpistas como el teniente coronel Tejero y el general Milans del Bosch, que pasaron por la cárcel algunas décadas.

Toda mi vida he sido socialista sin carné y cuando el partido comenzó a derechizarse un poco usted era la esperanza, pero ahora es la vergüenza de nuestro país y si tuviera un mínimo de dignidad y de decencia se dedicaría a otras cosas y abandonaría su escaño. Individuos como usted ¿dicen que España es fascista? Si España es fascista usted es un nazi, porque en España hay más tolerancia que en casi toda Europa. Márchese y llévese a la alcaldesa de Madrid que ni sabe de cultura ni de política. Es más mediocre que la Colau, la otra alcaldesa, la de Barcelona, que usted le dio el poder. Todos queríamos que hubiera en España una izquierda decente que parara la podredumbre de la corrupción, pero con tipos como usted España retrocede a pasos agigantados.

Aquí, en Guadalajara, en la FIL debe conocerse la verdad y usted practica la posverdad, la incertidumbre, el caos y la mentira. Con tipos como usted vamos a tener a la derecha veinte años más en el poder. La moral ya no existe.

arodriguezj15@gmail.com

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.