• Regístrate
Estás leyendo: “Despacito” con Imagen Televisión
Comparte esta noticia
Viernes , 19.04.2019 / 07:57 Hoy

El pozo de los deseos reprimidos

“Despacito” con Imagen Televisión

Álvaro Cueva

Publicidad
Publicidad

Los señores de Imagen Televisión son como la canción de Luis Fonsi: "Despacito".

Y es que despacito, despacito, pero ahí la llevan. Cada vez hay más gente que los mira. Cada vez hay más gente que los busca y va a llegar un punto en que Televisa y Tv Azteca griten: "¡Ay, bendito!", pero de terror.

Porque de que en el momento menos esperado les va a meter un susto, les va a meter un susto.

¿Gracias a qué? A que esta gente no tiene prisa, a que sus cambios de programación han sido mínimos.

A lo mejor todavía no tienen los grandes contenidos ni las estrellas más famosas pero han conseguido algo particularmente importante: le han permitido a las audiencias crear hábito y eso vale oro.

¿Por qué le estoy escribiendo esto? Porque anoche ocurrió algo sensacional. Se estrenó, a las 23:30, Imperio y eso es poco menos que un acontecimiento.

Estamos hablando de la ganadora del Emmy Internacional como la mejor telenovela del mundo, de un espectáculo del que tenemos mucho que aprender.

Mientras que nosotros oscilamos de las narcoseries como La piloto a la violencia de Nada personal, ¿qué propone esta exquisita producción brasileña?

Un retorno a los grandes melodramas amorosos. ¡Pero qué melodramas amorosos!

Contrariamente a lo que cualquiera pudiera imaginar, la historia de amor de Imperio es enorme, épica, irresistible. Cero cursi. Cero aburrida.

Y mientras que nosotros en México insistimos en hacer la mayoría de las cosas que hacemos en femenino (así sea narco, así sea violento) para ver si es chicle y pega con el sexo que más consume los productos y servicios de los patrocinadores, ¿qué están haciendo los brasileños con esta apuesta?

Exactamente todo lo contrario. Tienen a un hombre como su gran protagonista.

Resultado: las mujeres, lejos de sentirse ofendidas, se sienten profundamente atraídas por esta especie de Juan del Diablo empresarial y los señores y los chavos, por supuesto, están felices.

Se identifican. Ahora sí tienen un modelo aspiracional, un personaje fuerte y entrañable al que vale la pena imitar.

¿Pues de qué trata Imperio? Se lo voy a decir:

Imagínese usted a un señor guapo, todavía joven, ricos, poderosos, buenos y con un carácter que se impone, que proyecta respeto.

Pues este millonario, que además de un fabuloso aventurero, se va de paseo en helicóptero con su hija a un auténtico paraíso de montañas, nubes y cascadas, y comienza a recordar su historia.

No le voy a vender trama pero resulta que este hombre era un chico muy pobre que se enamoró de la mujer de su hermano, que la embarazó y que por los enredos de una villana alucinantemente maligna, termina abandonándola creyendo lo peor.

¿Y qué hace? Lo mismo que hicieron los galanes de La mentira, Corazón salvaje y El hijo de Ángel María: partirse el lomo por amor, trabajar con desesperación en las circunstancias más salvajes para superar el dolor de la separación.

Para no hacerle el cuento largo, el muchacho se vuelve inmensamente rico, crece y las cosas se complican, se complican y se vuelven a complicar como sólo sucede en las más grandes telenovelas de todos los tiempos y al final uno termina cautivado.

¿Por qué habría que ver esto? Por la misma razón por la que hay que ver las películas de Disney, Pixar, Marvel, DC y Star Wars.

Porque el mundo no solo es narco. Porque si no soñamos, nos morimos. Porque necesitamos esperanza. Porque necesitamos amor.

Pero amor creíble, bien contado e Imperio es eso, amor creíble y bien contado.

Cuando usted mire la producción no va a dar crédito de la belleza de imágenes, de la música de los Beatles, de la dirección de arte, de las actuaciones, de la fotografía.

Es como una película de Hollywood que no le tiene miedo a la palabra telenovela, con esa sensualidad que sólo los brasileños le pueden imprimir a sus melodramas y con una estructura dramática perfecta, ideal para sintonizar todas las noches antes de ir a dormir.

¡Qué buen horario el de las 23:30! A esa hora ya todos cerramos nuestras redes sociales. A esa hora podemos volver a la televisión.

¿Cuál es la nota? Que probablemente esto no le va a dejar 80 puntos de rating a Imagen Televisión pero que "despacito" le va a ir sumando credibilidad, certeza y hábito a su pantalla, y eso es una inversión mucho muy poderosa en esta industria tan cambiante.

Hoy, "despacito" el canal 3.1 es poco menos que la meca de las telenovelas turcas y brasileñas, un lugar donde esas audiencias, cada día más numerosas y exigentes, saben que van a ser bien atendidas.

Y mire que se han cometido errores, pero de errores a errores, los de estos señores han sido menos y con Imperio en pantalla les va a ir muy bien.

Por favor mírela, comparta la información en sus redes, avísele a su familia y a sus amigos. Esto es bueno, positivo y de alta calidad. ¿O usted qué opina?

alvaro.cueva@milenio.com

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.