• Regístrate
Estás leyendo: Crítica a ‘Luis Miguel, la serie’
Comparte esta noticia

El pozo de los deseos reprimidos

Crítica a ‘Luis Miguel, la serie’

Álvaro Cueva

Publicidad
Publicidad

Luis Miguel, la serie va a ser el acontecimiento mediático de 2018. De mí se acordará.

¿Por qué? Porque representa una innovación total en materia de bioseries.

Aquí no estamos hablando de celebridades muertas, viejas o escandalosas.

Estamos hablando de una estrella que está en el mejor momento de su vida, de una figura que todavía tiene mucho por hacer y que, en lugar de escándalos, ha estado envuelta en cualquier cantidad de misterios.

Una bioserie sobre Luis Miguel no era un capricho, era una necesidad que van a agradecer sus millones de fanáticos, tanto en México como en el resto de América Latina, EU y Europa.

Jamás se había hecho una producción de este tipo sobre una leyenda viva de esta generación.

Luis Miguel, la serie va a ser un parteaguas en la historia de esta clase de producciones y no se sorprenda de lo que pudiera suceder después.

Desde más temporadas de Luis Miguel hasta más bioseries de más figuras cada vez más jóvenes, más cercanas y de mayor actualidad.

Luis Miguel, la serie es un proyecto tan importante que antes de hablar de él hay que hacer algunas aclaraciones.

En México y en América Latina, hasta ahora, solo la vamos a poder ver por Netflix, a partir de este domingo, después del debate presidencial.

Desconozco si algún día la vamos a poder ver en televisión abierta privada nacional, pero si eso llega a suceder será mucho tiempo después.

Netflix tiene la exclusiva y, por cierto, también va a distribuir este material en España.

En el caso de Estados Unidos, el estreno de Luis Miguel, la serie también va a ser este domingo, pero por la cadena Telemundo.

Como suele suceder cuando hablamos de bioseries, este producto no le pertenece a una sola marca.

Los derechos son compartidos, hay acuerdos para que nadie estrene antes que nadie.

Por tanto, Netflix, en lugar de ofrecer todos los capítulos de este proyecto, como es su costumbre, a partir de este domingo lo hará a un ritmo de un episodio por semana para ir al mismo tiempo que en Estados Unidos.

Este domingo será a las 22:00. Del 29 de abril en adelante será a las 21:00.

Le suplico que sea paciente y que aproveche este mecanismo de distribución para saborear esta historia que está buenísima.

No puedo hablar por la totalidad de la serie, porque solo tuve acceso a su primer capítulo, pero estoy convencido de que le va a fascinar a todo el mundo.

Sí, tiene mucho chisme. Sí, tiene mucha música. Sí, se presta mucho para el viboreo. Sí, está excelente. Y sí, hay que pegar muy bien los ojos a la pantalla, porque en cuestión de segundos usted se va a topar con sorpresas intercaladas entre toma y toma y en más de una ocasión le van a dar ganas de gritar de la emoción. ¿Cuál es la nota? Que por fin las multitudes se van a enterar de situaciones muy dolorosas que marcaron la vida de Luis Miguel y que nos van a ayudar a entender su personalidad.

Además, vamos a ver a un Luis Miguel mucho más sencillo con el que se van a poder identificar hasta las personas más humildes.Yo quedé encantado con este primer episodio, porque como tengo el privilegio de pertenecer a la generación que lo vio nacer, todo coincide con todo lo que pasaba en aquel momento.

Y estoy hablando lo mismo de odiseas que sucedieron en 1992 como en 1981 o 1987 tanto en Paraguay, Ciudad de México o Acapulco.

Luis Miguel, la serie es un muy buen texto, con una estructura sólida y personajes más complejos que los que suelen aparecer en este tipo de emisiones.

Por lo mismo, creo que le va a gustar mucho, tanto a las audiencias que están acostumbradas a ver pura televisión abierta privada nacional, como a las que ahora solo se nutren a través de sistemas de distribución de contenidos en línea (OTT), apps y redes sociales.

No es una superproducción carísima llena de explosiones, sexo y efectos especiales, pero es una buena producción que supo resolver con ingenio los cambios de época y de locación.

Si antes quería a Diego Boneta (Scream Queens), ahora lo amo. El señor no solo consiguió hacer una creación propia de un personaje tan emblemático como Luis Miguel, canta, baila y lo lleva a otro nivel.

Si yo fuera Luis Miguel iba y le daba un trofeo. Es impresionante lo que está sucediendo ahí, porque no es una imitación, pero tampoco es un distanciamiento.

Es un extraordinario trabajo actoral, como el de muchas otras personalidades que salen por ahí, como Vanessa Bauche (Amores perros), Oscar Jaenada (Cantinflas) y Paulina Dávila (Aquí en la tierra).

Créame, Luis Miguel, la serie vale muchísimo la pena, va a dar material para que la prensa especializada hable semana a semana de lo que quiera, guste y mande, y hará feliz a un montón de personas, especialmente a los fanáticos de El Sol.

Luis Miguel, la serie, va a ser el acontecimiento mediático de 2018.

De mí se acordará. ¿O usted qué opina?

alvaro.cueva@milenio.com

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.