• Regístrate
Estás leyendo: El nuevo FCE: entusiasmo e inquietudes
Comparte esta noticia
Viernes , 22.02.2019 / 13:47 Hoy

Fusilerías

El nuevo FCE: entusiasmo e inquietudes

Alfredo C. Villeda

Publicidad
Publicidad

Un lector orgulloso de su hábito no puede escapar a algún nivel de contagio con el entusiasmo de Paco Ignacio Taibo II, el gerente editorial del Fondo de Cultura Económica, sobre la nueva era de promoción y distribución de libros que ha perfilado el escritor, consistente en reducir precios, ampliar la cobertura y diversificar la oferta.

Cómo no animarse, por ejemplo, si es posible lanzar una colección de libros parecida a la de Lecturas Mexicanas, de 1985, que consistía en una centena de títulos la primera serie en coediciones de Fondo de Cultura Económica y el área de Cultura de la Secretaría de Educación Pública, con el objetivo de divulgar, en grandes tiradas y precios reducidos, obras relevantes de las letras, la historia, la ciencia, las ideas y el arte de nuestro país.

La colección tuvo una segunda serie, cuyo cambio más evidente era el uso de letras rojas para los títulos y los autores, también con 100 entregas de inicio que acabaron, apelando a la memoria, en 107 libros con la más variada nómina de escritores: de Octavio Paz a Carlos Fuentes, de Juan José Arreola a Juan Rulfo, de Homero Aridjis a Rosario Castellanos, de Olivier Debroise a Sergio Fernández, de José Emilio Pacheco a Fernando Benítez, y de los Contemporáneos a los novelistas de La Onda.

Taibo II perfila ahora un proyecto titulado Vientos del Pueblo, con libros breves a precios “superpopulares” en busca de que lleguen “hasta a las rancherías”, además de potenciar las colecciones ya existentes en el FCE, como la extraordinaria Breviarios, Popular, negra de Historia y naranja de Economía, además de que continuarán el programa Tierra Adentro y las Obras Completas, con el añadido de que irán a digitalización para una más amplia distribución.

Se sabe que una vez salvadas las cuestiones legales y de presupuesto, el área de publicaciones de la Secretaría de Cultura, antes Conaculta, pasará en algún momento a control de Taibo II, quien ha dicho que planea mantener y fortalecer la colección de Periodismo Cultural. Por entusiasmo no para el escritor y es difícil no contagiarse.

Sin embargo, es oportuno plantear algunas inquietudes. ¿Cómo obligar o acordar con las editoriales la reducción de precios? A la fecha aún hay las que se quejan de que Gandhi, por ejemplo, ofrezca descuentos a partir de los volúmenes que vende, hablando en casos extremos de competencia desleal. ¿Cómo presumir que la reducción de precios traerá de forma automática una mayor demanda de títulos o que equivaldrá a un efectivo fomento a la lectura?

Taibo II ha expresado su desconfianza en las herramientas tradicionales de medición. Bien puede suceder, por otra parte, que un aumento de ventas solo signifique que quienes siempre han leído compren más por los precios bajos, beneficio para quien ha cultivado el hábito y no para un eventual nuevo flanco de consumidores.

Por lo pronto, que cunda el entusiasmo.


@acvilleda





Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.