• Regístrate
Estás leyendo: Condiciones de educabilidad
Comparte esta noticia

Condiciones de educabilidad

Publicidad
Más opiniones
Publicidad

Pensar en promover una sociedad desarrollada e integrada sobre la base de una distribución equitativa del conocimiento, implica pensar necesariamente en un mínimo de equidad e integración social para poder educar, es decir en las condiciones de educabilidad. Para Tedesco, Las condiciones de educabilidad se refieren a todos los aspectos que rodean la vida de los alumnos y que tienen un significativo impacto en el éxito o fracaso escolar (Tedesco, 2000).

Según Tedesco, la educabilidad apunta a identificar cuáles son las condiciones sociales mínimas que permiten que los niños y adolescentes cuenten con los recursos, predisposiciones y representaciones que el proceso educativo requiere, en este sentido cada alumno necesita disponer aunque sea en poco porcentaje pero de todas las condiciones que hagan más accesible sus estudios, ya que se ha observado que quienes optan por abandonar las aulas, carecen de algunas situaciones que son decisivas para un buen aprovechamiento escolar. El abandono escolar casi siempre va precedido de bajas calificaciones, materias reprobadas y repetición, casi son la antesala para la deserción de los alumnos.

Es pertinente mencionar que además de los recursos externos y representaciones de todo tipo que requiere, está la buena disposición que el alumno tenga para enfrentar los retos y vencer los obstáculos que en el diario acontecer se le vayan presentando, lo que coloquialmente llamamos "fuerza de voluntad" que en ningún momento debe abandonar a nuestros frágiles niños y adolescentes.

María Elena Koller (2001) reconoce a la educabilidad, como la capacidad que el individuo tiene en cuanto tal de adquirir nuevas conductas a lo largo de su existencia, es el grado de instrucción que puede recibir una persona. Por su parte, Silvia Bugeda Bel (2001) nos dice que educabilidad es la capacidad de cada persona de ir adquiriendo nuevos conocimientos integradores en el orden social, lo que le permitirá un mejor desenvolvimiento y mejora tanto en ámbitos individuales como colectivos. Otro autor Ricardo Baquero (2001) construye el concepto de las condiciones o aspectos de la educabilidad, como la delimitación de las condiciones, alcances y límites que posee potencialmente la acción educativa sobre sujetos definidos en situaciones definidas.

El concepto de educabilidad, según Tedesco (2000) apunta a identificar cual es el conjunto de recursos, aptitudes o predisposiciones que hacen posible que un niño o adolescente pueda asistir exitosamente a la escuela, al mismo tiempo que invita a analizar cuáles son las condiciones sociales que hacen posible que todos los niños y adolescentes accedan a esos recursos.

La educabilidad viene siendo un conjunto de factores, acciones, capacidades de los actores de los procesos de enseñanza y aprendizaje, el entrecruzamiento de ellos va a determinar el éxito o fracaso del estudiante y a decir verdad de la institución educativa a la que corresponde, en un amplio sentido al sistema educativo y en forma global al país.

El concepto de educabilidad renuncia a las tradiciones que apelan a factores hereditarios de carácter biológico o genético independientes del contexto social o cultural, las condiciones para que exista el aprovechamiento en los niños y adolescentes no se definen en los genes sino básicamente son determinadas por los diferentes contextos en los que se forma el alumno.

Sin embargo el concepto educabilidad en América Latina ya tiene antecedentes en el campo de la educación especial, modalidad educativa dedicada a la atención de personas con limitaciones motoras, sensoriales y afectivas. La noción de educabilidad se asocia aquí a factores de carácter biológico, vinculados al desarrollo de la psicología evolutiva clásica a las personas con diagnóstico de retardo mental moderado y severo como "educables" o "entrenables", respectivamente para aludir al pronóstico o expectativa que normativamente se asigna a la evaluación educativa en cada caso. (Bello, 2002)

Juan Carlos Tedesco y Nestor López (2001), en su investigación conjunta, definen a la educabilidad como una construcción social que trasciende al sujeto y su familia, y que da cuenta del desarrollo cognitivo básico que se produce en los primeros años de vida, vinculada a una adecuada estimulación afectiva, buena alimentación y salud. Más adelante nos dicen que, el individuo por necesidad siempre forma parte de un grupo social desde su nacimiento mismo, el cual generalmente viene acompañado de todas sus potencialidades y depende de las condiciones del hogar familiar para que se exploten al máximo, en un principio en una forma rudimentaria y a partir de ahí empiezan las diferencias individuales de los sujetos, los cuales al desenvolverse en contextos distintos y algunos desfavorecidos se suman al grupo de alumnos en desventaja o inequidad. La idea central es que todo niño nace potencialmente educable, pero el contexto social opera, en muchos casos, como obstáculo que impide el desarrollo de esta potencialidad, luego entonces son las condiciones del medio externo quienes definen de alguna manera el desarrollo intelectual de los niños.

torresama@yahoo.com.mx

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.