• Regístrate
Estás leyendo: Xenofobia mexicana
Comparte esta noticia
Jueves , 25.04.2019 / 21:28 Hoy

Sin ataduras

Xenofobia mexicana

Agustín Gutiérrez Canet

Escuchar audio
Publicidad
Publicidad

Las principales causas de la emigración centroamericana son la pobreza, la inseguridad y la sequía, según corroboró un estudio encabezado por el Programa Mundial de Alimentos (PMA) de las Naciones Unidas.

El documento, publicado en agosto de 2017, sigue vigente para entender cabalmente el flujo migratorio de El Salvador, Guatemala y Honduras hacia Estados Unidos.

En los tres países se encontró un claro vínculo entre la inseguridad alimentaria y la migración.

La pobreza, la violencia y el desempleo son las causas más generalizadas de la migración, seguido por las adversidades climáticas que causan pérdida de cosechas.

El reporte indica que el número de migrantes detenidos en la frontera de Estados Unidos con México se quintuplicó de 2010 a 2015, al pasar de 50 mil a más de 250 mil. Ahora ha crecido mucho más.

Además, añadió, la niñez emigrante −con o sin acompañamiento− coincidió con un período de acentuada inseguridad alimentaria en la zona llamada Corredor Seco, que cruza estos tres países y es conocida por sus períodos de prolongadas sequías.

Las adversas condiciones climáticas en el Corredor Seco causan inseguridad alimentaria debido a la escasa producción agrícola. Existe una relación entre la baja precipitación desde 2014 a causa de El Niño y el aumento de la migración irregular hacia Estados Unidos. Este fenómeno se repitió este año y por lo tanto la presión migratoria se agravará.

Casi la mitad (47 por ciento) de las familias entrevistadas durante el estudio sufrían de inseguridad alimentaria. También reveló que casi tres cuartos (72 por ciento) de los hogares encuestados se veían obligados a adoptar medidas de emergencia, tales como vender sus propiedades.

La violencia ha sido dominante como causa de emigración sobre todo en El Salvador, y en menor medida en Guatemala y Honduras.

El reporte de Naciones Unidas respalda la posición del presidente Andrés Manuel López Obrador de que se deben atender las causas de la migración a través del impulso al desarrollo. Sin embargo, opino, hay que adoptar medidas a corto y mediano plazo pues los efectos de la inversión para el desarrollo no son inmediatos.

México y Estados Unidos tienen visiones opuestas sobre el fenómeno migratorio. La suspensión de la ayuda estadunidense a los centroamericanos y la decisión de enviar más militares a la frontera con México contradicen lo que se debe hacer en la región.

Sin inversiones en Centroamérica y con el cierre de la frontera, México corre el riesgo de que en los próximos años la migración centroamericana se convierta en un problema social y aliente un clima xenofóbico.

Una reciente encuesta de El Universal reveló que el refugio a migrantes divide opiniones entre mexicanos. Casi 49 por ciento está a favor de impedir el ingreso de indocumentados centroamericanos, y 46 por ciento está contra esta política.

La solución está más allá del río Bravo, con inversiones estadunidenses en el campo centroamericano y con la aprobación de una reforma migratoria integral bipartidista de Estados Unidos, que incorpore legalmente a millones de trabajadores que la economía necesita.

Y ojalá que Estados Unidos deje de echar la culpa a México por sus leyes migratorias obsoletas y que nuestro país ponga orden en su frontera sur.

gutierrez.canet@milenio.com
@AGutierrezCanet

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.