• Regístrate
Estás leyendo: La apuesta de Aeroméxico
Comparte esta noticia
Martes , 19.03.2019 / 04:45 Hoy

La apuesta de Aeroméxico

FT Mercados

El nuevo anuncio de la aerolínea mexicana desafía la intolerancia de los estadounidenses con ofertas.
Publicidad
Publicidad

Incluso sin el paro del gobierno de Estados Unidos (EU), la campaña realizada por Oglivy para la aerolínea mexicana Aeroméxico, sobre descuentos según el ADN mexicano, es magistral. En el contexto de un cierre parcial de gobierno nunca antes visto y el fracaso del presidente estadounidense, Donald Trump, de obtener fondos para su muro fronterizo, la idea es genial. 

El anuncio, dirigido a los estados del oeste de EU, muestra a un grupo de tejanos antiMéxico en Wharton, una ciudad a casi 100 kilómetros de Houston y a 400 kilómetros de la frontera con México. Desafía sus prejuicios al ofrecerles descuentos en vuelos al sur de la frontera en proporción a los elementos mexicanos en su composición genética. “No hay fronteras dentro de nosotros”, proclama. 

Parece que incluso a los intolerantes les gustan los descuentos. 

Curiosamente, la campaña se realizó hace varios meses, pero el anuncio reapareció y se volvió viral la semana pasada, justo antes de que Trump ofreciera terminar el cierre parcial de gobierno con un acuerdo de inmigración temporal a cambio de 5,700 millones de dólares (mdd) para financiar su muro fronterizo. Los demócratas, que controlan la Cámara de Representantes y se oponen ferozmente al muro, se negaron. El anuncio electrificó las redes sociales.

 “@Aeroméxico gana el premio de Troll del mes. Sin duda”, tuiteó Ian Bremmer, presidente de la consultora Eurasia Group. La aerolínea se negó a comentar. Esto es aún más sorprendente porque los ejecutivos de Aeroméxico estaban muy contentos de hablar sobre el último anuncio que apuntó a Trump, y que se emitió durante su campaña presidencial en México en 2016.

 En ese momento, el anuncio preguntaba explícitamente: “Fronteras: ¿alguna vez ha salido algo bueno de ellas?”. El spot cierra con la imagen de un avión de Aeroméxico en las nubes y el narrador, un piloto, dice: “En el cielo no existen… disculpe, tengo un trabajo que hacer”. En aquel entonces, el director de mercadotecnia de Aeroméxico, Andrés Castañeda, le dijo a un entrevistador: “en ese momento sentimos que teníamos que hacer una declaración audaz”. 

El silencio en esta ocasión parece ser significativo: Aeroméxico puede estar actuando con cautela para no desafiar al nuevo gobierno de Andrés Manuel López Obrador (AMLO), que camina sobre arenas movedizas para mantener buenas relaciones con Trump. EU es el mayor socio comercial de México y AMLO quiere mantener en la mesa de negociación el apoyo financiero provisional de EU para América Central.


Donald Trump dice que un muro evitaría que entraran las drogas, el crimen y los inmigrantes. Criticó la caravana de miles de personas, en su mayoría hondureños, que llegaron a la frontera de EU en diciembre del año pasado, y una nueva caravana de hasta 9,000 personas que, tan solo la semana pasada, comenzó a llegar a México. “Otra enorme caravana se dirige hacia nosotros. ¡Muy difícil de detener sin un muro!”, tuiteó. 

México, que ofreció a los migrantes visas humanitarias, empleos y solidaridad, espera que EU lo ayude a abordar las causas fundamentales de la migración. Pero Washington, ante una avalancha de solicitudes de asilo, quiere que se queden en México mientras las solicitudes se cuelan a los tribunales del país del norte.

El mes pasado, se anunció que EU prometía casi 6,000 mdd para programas de desarrollo en Centroamérica, pero los planes demostraron ser una repetición de efectivo que ya se había prometido o vagas promesas. 

Dos días después, en lo que parecía un quid pro quo, Trump ordenó que los inmigrantes que solicitaban asilo regresaran a México a esperar de sus audiencias.

 “Ambos escuchan lo que quieren escuchar”, dijo un exministro mexicano, y agregó que EU lleva mucho tiempo impulsando su plan de “permanecer en México”. 

“Lo que López Obrador escucha es que EU ayudará a pagar los programas. Lo que oye Trump es que los migrantes se quedarán en México”. Aeroméxico no es la única empresa con un aparente deseo de quedar bien con el nuevo gobierno. En lugar de causar un gran revuelo cuando López Obrador desechó el aeropuerto de la Ciudad de México, con un costo de 13,000 mdd y construido parcialmente, las compañías constructoras pusieron buena cara y están a la espera de futuros contratos.

 Las grandes empresas, que antes de la elección del año pasado instaron a su personal a no regresar el tiempo a la década de 1970 al elegir a López Obrador, ahora ya se sumaron al programa social que ofrece becas de formación a jóvenes que buscan trabajo, mejor conocido como “Jóvenes Construyendo el Futuro”.

 El anuncio de Aeroméxico, que ofrece descuentos por ADN, también recibió algunas críticas aisladas, incluso de un asesor de seguridad en EU que criticó la tasa de criminalidad de México. 

Los homicidios en 2018 dieron un salto de 15.5% a un récord de 33,341 asesinatos. Pero la mayoría de quienes vieron el anuncio decían que es divertido y muchos enviaron sus felicitaciones. No obstante, el momento en que el anuncio de la aerolínea retoma o adquiere esta nueva fama es irónico: a diferencia del cierre parcial de gobierno en EU, la oferta del descuento que se ofrecía según el ADN mexicano, ya terminó.


Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.