• Regístrate
Estás leyendo: Alerta amarilla por la inflación
Comparte esta noticia
Jueves , 18.04.2019 / 10:00 Hoy

Alerta amarilla por la inflación

La historia muestra que una inflación de 3% en EU puede poner en riesgo las acciones de los mercados emergentes, y está empezando a suceder.

Publicidad
Publicidad

Las acciones de mercados emergentes (ME) sorprendieron a muchos observadores con su resistencia durante la reciente venta masiva en el mercado global.

El emblemático índice MSCI Emerging Market cayó casi al unísono con el S&P 500 de Wall Street. De hecho, si los pronósticos actuales sobre la trayectoria de la inflación de Estados Unidos (EU) se mantienen, la historia sugiere que las acciones de los ME deben seguir evitando cualquier accidente importante durante algún tiempo.

Sin embargo, las cosas todavía podrían ponerse un poco más tensas, con algunas estimaciones de que la inflación comienza a estar incómodamente cercana al nivel de peligro para los ME.

La investigación de Daniel Salter, director de Estrategia de Capitales de Mercados Emergentes de Renaissance Capital, un banco de inversión que se enfoca en ME, sugiere que cuatro de las cinco caídas de 30% o más en el índice MSCI EM, desde que comenzó en 1987, ocurrieron en el lapso de un mes desde que la inflación de los precios al consumidor en EU alcanzó 3%.

Si bien la mayoría de los analistas no prevé una eventualidad como esa en el futuro, tal vez no debe descartarse en su totalidad. Tomando en cuenta los datos recientes que muestran que en enero hubo un crecimiento salarial año con año en EU de 2.9%, que al parecer provocó la venta masiva actual de los mercados globales.

La lectura llega en un momento en el que varios analistas ya revisaban al alza los pronósticos del Índice de Precios al Consumidor (IPC). Un importante banco de EU en enero elevó tres veces su estimación de la inflación anualizada del IPC trimestre a trimestre en marzo de 2018, de 2.1 a 3%. UBS ahora anticipa una inflación anual de 3% en el trimestre que terminará en marzo.

“Las caídas de los ME suelen desatarse cuando la inflación de EU llega a ser de 3%, como vimos en la crisis del Efecto Tequila de 1994, la crisis asiática-rusa de 1997-1998, la crisis de tecnología del año 2000, la crisis financiera global de 2008 y el cambio en 2011 de los extraordinarios rendimientos de los mercados emergentes”, dice Salter.

En el primero de estos episodios, la inflación del IPC de EU alcanzó 3% en septiembre de 1994. El mismo mes el índice MSCI Emerging Market comenzó una espiral descendente, que se precipitó por el desplome del peso mexicano cuando el capital fluyó de regreso al norte del Río Bravo, con lo que se pudo ver que el índice bursátil perdiera un tercio de su valor para marzo de 1995.

Este fue un ejemplo de un periodo muy breve en el que la inflación de EU se disparó a 3%, coincidiendo con el comienzo de la caída de los capitales de mercados emergentes: para octubre de 1994, la inflación bajó a 2.6%.

[OBJECT]Es verdad que la Reserva Federal de EU siguió elevando la tasa de interés (entonces de 4.75%) hasta 6%, pero la venta masiva de los mercados emergentes al parecer no se precipitó por una tasa de fondos de la Fed más alta per se, dado que el mercado se había recuperado, incluso cuando las tasas de interés de EU subieron de 3.75% y los rendimientos de los bonos del Tesoro con vencimiento a 10 años llegaron a ser más altos.

El especialista señala que las caídas de los mercados emergentes por lo general suelen llegar al final de los ciclos de ajuste de la política monetaria de EU, no al principio.

TE RECOMENDAMOS: Crédito crecerá 8% en México este año: BBVA Bancomer

Particularmente en el entorno actual, Geoff Dennis, jefe de Estrategia Global de Capitales de Mercados Emergentes de UBS, considera un marcado aumento en los rendimientos de los bonos como “el gran riesgo” que enfrentan las acciones de los ME.

“Los mercados emergentes son caros en los indicadores convencionales y solo se puede argumentar que se les valora razonablemente porque el costo del capital es bajo, y esto está cambiando”, dice.

Dennis no espera ver que la inflación o los rendimientos de los bonos de EU aumenten significativamente respecto de los niveles actuales. Sin embargo, si eso sucediera, cree que las consecuencias podrían ser peores en Wall Street que en los mercados emergentes, un cambio del patrón típico.

Y por ahora, Salter está relajado. Con la inflación de EU en la actualidad apenas de 2.1%, ve pocas señales de que suba a un nivel peligroso.

Por otra parte, una investigación adicional de RenCap sugiere que los capitales de los mercados emergentes históricamente alternan entre periodos de seis años, durante los cuales superan el desempeño de los mercados desarrollados, o tienen un desempeño inferior. En la actualidad, los mercados emergentes apenas llevan dos años de un alza relativa.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.