• Regístrate
Estás leyendo: Sentencian a veterinario que inyectó heroína a cachorros
Comparte esta noticia
Miércoles , 20.02.2019 / 13:25 Hoy

Sentencian a veterinario que inyectó heroína a cachorros

El veterinario fue sentenciado a seis años de prisión, luego de que implantara la droga líquida por encargo de narcotraficantes colombianos, que provocó la muerte de tres perritos.
Publicidad
Publicidad

Un veterinario que implantó heroína líquida a cachorros por encargo de narcotraficantes colombianos fue sentenciando el jueves a seis años de prisión. 

El fiscal federal Richard P. Donoghue y otros funcionarios del orden hicieron el anuncio de la sentencia de Andrés López Elorez en Brooklyn.

López Elorez, quien se declaró culpable de asociación delictuosa para traficar heroína a Estados Unidos en septiembre, fue parte de un sistema para convertir a los cachorros y perros en “mulas” al operarlos para implantarles los paquetes de heroína liquida en sus cuerpos.

El gobierno de Estados Unidos dijo que López Elorez alquiló un rancho en Medellín, Colombia, para criar en secreto a los perritos y posteriormente implantó quirúrgicamente los paquetes de heroína en nueve cachorros para su importación.

El 1 de enero de 2005, agentes del orden público catearon el rancho y confiscaron 17 bolsas de heroína líquida, incluidas 10 bolsas que removieron de los animales.

Tres de los perritos murieron tras contraer un virus luego de las operaciones.

El veterinario nacido en Colombia estuvo prófugo hasta 2015, cuando fue arrestado en España. Las autoridades lo extraditaron a Estados Unidos en mayo de 2018.

Al menos dos de los cachorros fueron a dar con mejores dueños: Una beagle llamada Donna fue adoptada por un policía colombiano y su familia. Mientras que Heroína, una perrita de raza rottweiler, fue entrenada por la policía colombiana para convertirse en un perro de detección de droga.

bgpa

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.