• Regístrate
Estás leyendo: Las ‘fake news’ en torno al ‘ARA San Juan’
Comparte esta noticia
Viernes , 22.02.2019 / 17:18 Hoy

Las ‘fake news’ en torno al ‘ARA San Juan’

Tras la desaparición del submarino argentino, los “expertos” de internet lanzan explicaciones inverosímiles.

Publicidad
Publicidad

La desaparición del submarino argentino ARA San Juan en las profundidades del Atlántico Sur, hace ya 14 días, ha hecho emerger una legión de almirantes y expertos en guerra naval que se han ganado los galones navegando en internet y se dedican a alimentar la red de noticias falsas sobre lo ocurrido al sumergible y sus 44 tripulantes.

Con videos de presuntos noticieros nunca identificados, pero de factura bastante profesional, estas fábricas de noticias falsas lanzan a rodar teorías disparatadas narradas por locutores de voz impostada que le dan el tono dramático de verdad absoluta para que, entonces, miles de personas desprevenidas compartan esa verdad revelada con su lista de contactos de Messenger o WhatsApp.

El mecanismo es simple: un argentino residente en alguna parte del mundo dice compartir un mensaje enviado por un compatriota residente en Austria informando que la televisión de ese país afirma que el ARA San Juan fue torpedeado por error durante una maniobra conjunta que realizaban las flotas de Estados Unidos, Reino Unido y Chile. Por eso el presidente Macri no autorizó a la Armada rusa a participar en la búsqueda: para que no se sepa la verdad.

Lo que estos fabuladores omiten es que tres horas antes de su desaparición, el ARA San Juan emergió a la superficie para reportar que se había producido un principio de incendio en la zona de baterías y que había sido sofocado, aunque —según la transcripción completa conocida ayer— solo estaban operables la mitad de ellas.

¿No sería mucha mala suerte que tras emerger para reportar el incendio, el submarino se encontrara con un torpedo lanzado por error? Además, los torpedos no se lanzan por error con la misma facilidad con la que a alguien se le escapa un tiro de un arma de fuego. Para dar en el blanco, un torpedo o un misil deben ser “fijados o amarrados” al blanco y nadie en su sano juicio pensaría que estadunidenses, británicos y chilenos usan munición verdadera en ejercicios militares.

Advirtiendo la contradicción, otro falsos noticiero afirma que el misil era norcoreano, porque, como es sabido, los norcoreanos son los más malos de todos los malos.

Por último, uno de los cuatro aviones más grandes del mundo, un Túpolev —de fabricación rusa— está estacionado en el aeropuerto de la sureña ciudad de Comodoro Rivadavia porque en su vientre trajo equipos de exploración y filmación que pueden descender a más de mil metros de profundidad, con lo cual la teoría de que Macri no permite la asistencia rusa para ocultar la verdad se desploma.

Cada doce meses, los editores de los populares Diccionarios de Oxford eligen entre 4,500 millones de vocablos el que más destaca para ser considerado “palabra del año”. Para ello, los estudiosos de la entidad se fijan en los términos que más se han usado en los últimos meses.

Este año, el original galardón se lo ha llevado fake news (“noticias falsas” en castellano) pues su uso, según los expertos, ha aumentado en 365%. Y esa cifra no contempla el incierto destino del ARA San Juan.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.