• Regístrate
Estás leyendo: “Leer me ha ayudado a permitir interactuar con las personas”
Comparte esta noticia
Martes , 19.03.2019 / 11:10 Hoy

“Leer me ha ayudado a permitir interactuar con las personas”

Claudio Loredo, es el prestigiado chef creador de la “Carne a la tampiqueña” ahonda en su pasión por la lectura de su profesión, la psicología, además de mostrar un fuerte arraigo en la unión familiar.
Publicidad
Publicidad

Además de disfrutar de su familia, una de las cosas que más le gusta al reconocido chef Claudio Antonio Loredo Soto, es leer. 

Para él, la lectura es la mejor herencia que le dejó su padre, pues recuerda la biblioteca en casa, con libreros con enciclopedias y libros donde invertía horas. 

Su formación es psicólogo, la gastronomía al igual que otras actividades, comenta a MILENIO, las aprendió con el tiempo, viendo y practicando, ya que lo considera algo que viene de familia. 

Y así, su herencia es la famosa carne a la tampiqueña. 

¿Qué hace en sus tiempos libres? 

Dedico tiempo en cultivar el conocimiento, me gusta leer, adentrarme y despejarme dudas cuando encuentro un contexto que no conozco. 

En cuanto actividades recreativas me gusta la natación aún cuando no lo hago como un deporte, pero sí como una manera de tener actividad física. 

Soy un poco más intelectual, aunque no el 100 por ciento, me oriento más hacia los aspectos intelectuales que deportivos. 

¿Qué autor es el que más le ha encantado a Claudio Loredo?

Me gusta mucho Gail Sheehy, esa fue una de las primeras lecturas, yo lo leí siendo joven, me lo recomendaron y de ahí empecé a darle seguimiento porque ella es una terapeuta, y por mi formación profesional, yo soy psicólogo, a pesar de que todo mundo me conoce en el ámbito de la gastronomía

Considero que cada libro que he leído me da un poco de conocer más del concepto humano y me da la oportunidad de tener un vínculo con los demás, armónico, adecuado. 

La lectura me ha ayudado a  interactuar con las personas, comprender y conocer. 

Yo no sé si yo pueda caerles bien a todos, pero dentro de mí no puedo decir que alguien me caiga mal. 

Entonces estos autores que de pronto leo, me permiten a tener una buena relaciones humanas. 

¿En casa quién hace las compras? 

Los dos, aunque de pronto puede variar cuando estamos ocupados, ya sea que me vaya yo sólo se vaya mi esposa o vamos los dos, porque en casa las actividades son compartidas, eso es algo que dentro del terreno familiar nos ha dado resultado, los dos participamos en las labores domésticas. 

¿Cocinar o lavar? 

Me gusta más cocinar, pero algo que tengo es que cuando cocino en casa, sigo con esa costumbre que lo que uso lo lavo, porque no puedo tener nada en la mesa, me desespera tener un plato sucio enfrente, entonces siempre estoy quitando cosas de la mesa, es algo que tengo como parte de mí, inclusive cuando terminamos de comer, ya estoy levantando y mi hija y mi esposa es lo que siempre me dicen, ‘espérate ya nos estás levantando de la mesa”. 

¿Qué representa tener un chef en casa? ¿Es todos los días comer platillos sofisticados? 

En casa como en cualquier otra, procuramos comer de una forma gustosa, pero no es aquello que las personas se pueden imaginar. 

Te voy a platicar una anécdota: cuando recién nos casamos nos fuimos a vivir fuera, yo sabía que mi esposa no sabía cocinar, lo que es nada, nada, sin embargo, al llegar a casa me encontraba con unas comidas ¡wow, muy padres! 

Así pasaron muchos días y pese a que tenía la curiosidad de saber cómo le hacía, no le pregunté, hasta que un día le dije, ‘mira Laura, yo no como así, está muy padre y muy rico y de verdad lo agradezco, yo como casero. El punto fue que ella dijo descansó. 

¿Qué es lo que más recuerda en la etapa de su niñez? 

Una parte triste para mí fue el enfrentar la muerte de mi papá. 

Fue un dolor muy impactante que no podía comprender, sobre todo que unos días antes habíamos visitado un rancho con unos amigos y mis hermanos, fue una aventura tremenda donde caminamos, nos perdimos; íbamos de cacería a un rancho por Ozuluama, comimos mazorca cruda, fue una aventura tremenda, porque aparte nos enfrentamos a una lluvia. 

Después de 3 días que estuvimos en el rancho regresamos y el 30 de agosto fallece de manera repentina de un infarto que se lo acabó estando trabajando en el restaurante. 

Fue una algo muy triste, porque en la adolescencia también perdí a mi mamá a los 19 años. 

Mi papá falleció cuando tenía 11, pero con una familia que mi padre y mi madre integraron siempre unidos, porque si soy lo que soy y estudié, fue gracias al apoyo de mis hermanos mayores, que se hicieron cargo del negocio. 

¿Cómo recuerda a sus papás? 

Siempre me pregunto cómo le hicieron, porque fueron luchones, integrados, juntos, enamorados; debieron tener sus desavenencias y momentos críticos, porque 11 hijos atrás y todos en colegio, el poner un kilo de tortillas en la mesa era nada. 

Aunque alguien que marcó su vida fue, Joaquina, quién es parte de mi historia porque la disciplina y el estar al pendiente, además de vivir junto las carencias con nosotros en todo momento. 

Para mí Joaquina forma parte de esa historia maravillosa como alguien que le dio apoyo a mi madre y a quien vi como a alguien que teníamos que respetar y obedecer. 

¿Su juguete favorito? 

Yo creo que aunque suene romántico, la calle, el patio, no te puedo decir que un carrito, yo creo que esos momentos tan fregones de convivir con los vecinos en la calle de jugar al stop, al bebeleche, a la roña, a las escondidas, en aquel momento no era necesario que tuvieras un algo o un Xbox.



ELGH 

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.