• Regístrate
Estás leyendo: Directores de cintas LGBTI advierten de un retroceso social en la Berlinale
Comparte esta noticia
Viernes , 22.03.2019 / 01:08 Hoy

Directores de cintas LGBTI advierten de un retroceso social en la Berlinale

Durante el festival de cine, los cineastas destacaron el retroceso que existe en el entorno social y político que podrían frenar lo que se ha logrado en el cine para mostrar historias de amor diverso.
Publicidad
Publicidad

Aunque el cine cuenta cada vez más historias de amor entre parejas del mismo sexo, algunos cineastas alertaron este año en la Berlinale que lo que se ganó en la pantalla grande, podría perderse socialmente con la ola conservadora actual.

Latinoamérica es un claro ejemplo de la extraordinaria progresión de películas sobre esta temática. En el Festival de Cine de Berlín, hace dos años se estrenó Una mujer fantástica, del chileno Sebastián Lelio, una historia de una transexual que triunfó en el certamen y se llevó meses después el Oscar a la Mejor Película Extranjera.


En la última edición, Paraguay hizo historia al ser recompensado con Las herederas, sobre una pareja de ancianas lesbianas.

Y este año en la sección paralela Panorama destacan tres cintas sobre esta temática, de un total de 10 latinoamericanas: la guatemalteca Temblores, la brasileña Greta y el documental chileno Lemebel.

Armando Praça, director de Greta, filme sobre un hombre maduro homosexual (Marco Nanini) que trabaja en un hospital, explicó que su ópera prima se basa en una obra de teatro de los años 70.

"Pero entonces Brasil estaba bajo la dictadura y la única manera de tratar estos temas era de manera cómica, superficial" dijo el cineasta. La evolución de la sociedad, le permitió retomar esta historia y abordarla desde un prisma dramático y humanista.

Pero el reciente giro a la ultraderecha en Brasil bajo la presidencia de Jair Bolsonaro supone para Praça una "clara amenaza para los homosexuales y las minorías en general".


"Estamos en un momento de transición. Durante los últimos 20 años se conquistaron muchos derechos, batallamos por todo esto. Abrimos una puerta y ahora los partidos de extrema derecha quieren cerrarla", destacó. "Pero no vamos a aceptar volver atrás. Es más importante que nunca seguir haciendo estas películas", agregó.

De Bolsonaro se conocen numerosos comentarios homófobos, como cuando dijo que preferiría tener un hijo muerto que un hijo gay. Muchas parejas gays precipitaron sus bodas tras su elección, por temor de que pronto no puedan hacerlo más, aunque por ahora el gobierno no definió su política al respecto.

Brasil es uno de los 25 países en el mundo donde el matrimonio homosexual es legal.

Joanna Reposi, directora del documental sobre el escritor chileno Pedro Lemebel, ícono de la lucha en favor de los homosexuales fallecido en 2015, explicó que en los últimos tiempos, "con Trump en Estados Unidos, Bolsonaro en Brasil... hubo una regresión en el mundo".

"Por eso políticamente el discurso de Lemebel está más vigente que nunca", dijo la cineasta chilena, destacando que esa ola conservadora también se da en su propio país.

Chile adoptó en diciembre pasado la ley que permite el cambio de sexo a partir de los 14 años, pero a la vez, los "episodios de odio" contra los transexuales se dispararon un 45% anual en 2017, según el Movimiento de Integración y Liberación Homosexual.

 "Curarse la enfermedad" 


"Ciertas cosas conquistadas en algunos países están volviendo hacia atrás", coincidió la cineasta española Isabel Coixet, que presentó en liza por el Oso de Oro Elisa y Marcela, basada en la historia real de dos profesoras lesbianas que se casaron en 1901 en España.

Por otro lado, el filme Temblores arroja luz sobre el estigma social de los homosexuales en Guatemala, donde el año pasado se debatió un proyecto de ley que prohibía expresamente el matrimonio gay.

"No tengo miedo a la reacción en mi país. Interpretar ese papel es una necesidad para mostrar el sufrimiento de esta gente que no puede vivir su vida por la presión social", dijo el actor Juan Pablo Olyslager, que interpreta a Pablo, un padre de familia que se da cuenta de que es homosexual.

"Muchos se preguntarán si la película es real. Y sí, es una mezcla de historias de los diferentes Pablos que fui conociendo. Y solo reproduje las más creíbles", explicó al público antes de su proyección el director, Jayro Bustamante, que pone en escena por ejemplo terapias evangélicas para que los gays "se curen de su enfermedad".

LLG

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.