• Regístrate
Estás leyendo: Charlotte Cooper, la reina del tenis de Inglaterra
Comparte esta noticia
Lunes , 22.04.2019 / 21:25 Hoy

Charlotte Cooper, la reina del tenis de Inglaterra

Fue la primera mujer campeona olímpica en la categoría individual, en los Juegos de París, en 1900
Publicidad
Publicidad

La reina del tenis, Charlotte Cooper logró conseguir a lo largo de su trayectoria -no olímpica-: cinco títulos de tenis en el Campeonato de Wimbledon en Inglaterra, disputó un total de 11 finales donde ocho de ellas fueron consecutivas entre 1895 y 1902.

Charlotte Cooper fue la primera mujer campeona olímpica en la categoría individual, al debutar en la final en contra de la francesa Hèléne Prevost en los Juegos Olímpicos de París en 1900. Torneo en el que también ganó en la categoría de dobles mixtos junto a la británica, Reginald Doherty.

En 1896, Cooper sufrió una infección auditiva que la llevó a perder el sentido -dejándola completamente sorda-, esto ocasionó que la concentración de Charlotte aumentara, ya que en el tenis se necesita que escuchar el sonido del rebote de la pelota y su impacto con las cuerdas. Su mérito de adaptación fue enorme e incluso ovacionado por admiradores desde Alemania.

Fue entrenada por el tenista irlandés Harold Mahony -el mejor tenista de la entidad- en 1896. Harold accedió a entrenarla para que puliera su velocidad y perfeccionara su estilo de golpeo.

Su última victoria en el Torneo de Wimbledon en 1908, la convirtió en la tenista veterana con mayor número de títulos en la categoría femenil del campeonato inglés.

Charlotte Cooper viajó desde Irlanda a lo que sería su última visita al Wimbledon en 1961, ya que el club había organizado una comida de campeones para celebrar el 75 aniversario del torneo. Cinco años después falleció la reina del tenis en Helensburg, Escocia.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.