• Regístrate
Estás leyendo: Carlos Carsolio, el mejor alpinista del mundo que ‘renació’ tras la muerte de su hijo
Comparte esta noticia
Domingo , 17.02.2019 / 03:52 Hoy

Carlos Carsolio, el mejor alpinista del mundo que ‘renació’ tras la muerte de su hijo

El mexicano de 56 años revive su etapa en los picos más altos del mundo a través de rutas inexploradas y la pérdida de uno de sus hijos, quien tenía futuro prometedor en el skyrunning
Publicidad
Publicidad

El mexicano Carlos Carsolio tocó la cúspide del alpinismo al ser catalogado como el mejor del mundo en esta compleja disciplina, misma que compaginó con sus estudios de ingeniería civil, arrojando grandes esculturas y parques vivenciales como resultado de su experiencia, pero que también sufrió la muerte de uno de sus hijos, Tom Carsolio, un extraordinario atleta con un futuro prometedor en el skyrunning, un deporte extremo de montaña. 

Tom, uno de los cinco hijos del alpinista retirado, falleció a los 19 años en octubre del 2017 mientras descendía del Mont Blanc, en Los Alpes, situación que causó gran dolor en el seno familiar y entre sus amistades, aunque su legado dejó huella en su padre, quien tomó la pérdida como una impulso en su vida. 

“El peor año de mi vida, lo peor que puede vivir un padre, fue algo terrible para los hermanos, pero ha sido una inspiración, porque él, sus últimas palabras, fueron que agradecía por una vida feliz y que nos deseaba ser felices, nos agradecía a todos y es un mensaje muy poderoso de un hombre que vivió una vida muy intensa a sus escasos 19 años”, compartió Carlos Carsolio a La Afición. 

Tom no solo era “atleta formidable que dominaba varias disciplinas” como el skyrunning, donde formaba parte del equipo francés juvenil –tenía doble nacionalidad por parte de su madre-, también era un estudioso que “quería cambiar al mundo” y que soñaba con egresar de la carrera de sustentabilidad ingenieril. Su muerte sorprendió a su padre Carlos, pues ésta se registró en un terreno que no representaba mayor problema para las capacidades del joven. 

“Falleció de una forma dolorosísisima porque estaba en un terreno muy sencillo, el corría en ese lugar, para él no era algo complicado y pues cayó una nevada y él había ido a dormir varios días a la altura, traía su mochila para regresar a un examen al día siguiente a la escuela y pues venía bajando cuando algo pasó que no sabemos bien qué fue, tal vez una distracción por ser terreno sencillo y se cayó. El se movía muy bien en terreno difícil, pero esto era algo muy sencillo”, recordó. 

CARLOS CARSOLIO, DE ALPINISTA A ESCULTOR 

Desde temprana edad, Carlos Carsolio, primero de siete hermanos, tuvo que ingeniárselas para poder cumplir su sueño de escalar los abismos más peligrosos del planeta, pues desde pequeño confeccionaba piñatas para poder costear el equipo que esta disciplina demanda. 

VIDEO: Youtube / Arenero infantil “Adagio, subito e fuga"

“Otra cuestión complicada fue el financiamiento, porque yo no venía de una familia adinerada y pues había que buscarse la vida, nunca nos faltó nada en casa pero no había para el lujo del alpinismo, así que empecé a fabricar piñatas escultóricas cuando tenía 11 años, para poder comprar mis cuerdas y mis equipo”. 

Con el tiempo, Carlos comenzó a elaborar piezas más sofisticadas “combinando la ingeniería con el arte” que incluso vendía en el extranjero y que le ayudaron a financiar su pasión, la cual tras su retiro en 1998, se enfoca en crear parques vivenciales y grandes estructuras para la práctica del skateboarding o el parkour, aunque le costó 10 años convencer a los gobiernos y empresas que su proyecto era un ejemplo de inclusión, donde “una mujer adinerada podía convivir con atletas de deportes extremos”.

VIDEO: Youtube / Skatepark-skateboard bowl en Parque Flor del Bosque Puebla

VIDEO: Youtube / ​Primer conjunto escultórico Vivencial para Parkour ( Traceur) en Flor del Bosque


Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.