• Regístrate
Estás leyendo: Historia deportiva de Torreón en el olvido
Comparte esta noticia
Lunes , 18.02.2019 / 07:09 Hoy

Historia deportiva de Torreón en el olvido

Del Palacio de los Deportes, la Plaza de Toros y del ahora demolido Estadio Corona, antes Moctezuma, sólo quedan los recuerdos.
1 / 3
Publicidad
Publicidad

Inmuebles que en antaño vivieron momentos de gloria, donde los laguneros salían a divertirse los fines de semana, hoy viven una crisis de falta de interés, nadie le quiere apostar a la nostalgia, a la tradición y al arraigo que tuvieron escenarios como la Plaza de Toros “Valente Arellano” de Torreón, su vecino el Palacio de los Deportes, y no se queda atrás el ahora demolido Estadio Corona, antes Moctezuma, hoy es un basurero.

Sólo en la memoria quedan esos gritos, esa euforia que solía despertar una suerte del toreo bien ejecutada, un lance desde la tercera cuerda, un nocaut en una pelea de boxeo o una final de futbol.

Palacio de los Deportes

Hablando de los vecinos, la Plaza de Toros y el Palacio de los Deportes, uno agoniza, el otro tiene años en el abandono. 

Vecinos recuerdan que era un  lugar lleno de vida, pero su dueño no pudo pagar y el banco se lo quitó, después de eso nadie supo darle el manejo adecuado. 

Remontándonos a la década de los 40’s, el gladiador cubano  Giraldo Hierro Riera vino a México a probar suerte, tras conquistar la capital del país luchó por plazas de provincia, se enraizó en Torreón y montó una pequeña arena de lucha libre (era de madera en ese entonces), justo en la esquina de Pino Suárez y Avenida Cinco de Mayo, a un lado de la Plaza de Toros Torreón, que tenía pocos años de haber sido edificada. 

Luego Giraldo edificó el lugar de concreto y block, pero años después lo perdió con el banco, en el cual había pedido el préstamo para construir el inmueble que él bautizó como el “Palacio de los Deportes”, un lugar lleno de deportivismo que era arena de lucha, pero se practicaban más disciplinas por las mañanas y por las tardes.

Ahí con llenos hasta las lámparas, los fines de semana por las noches lucharon grandes personajes locales como El 81 y su pareja El 82, el Chicano Montana, Black Charly, Espanto III, Tony Rodríguez, los Espanto IV y V, el Verdugo, El Cavernario Galindo, por mencionar algunos. 

En ese escenario llegaron a presentarse grandes del pancracio nacional como El Santo, Blue Demon, Black Shadow, Huracán Ramírez, Gran Markus, Dr. Wagner, entre otros.

Gran nostalgia

Silver King, 18 veces campeón, gladiador de la dinastía Wagner

y uno de los más emblemáticos luchadores en activo a nivel nacional y mundial, habló con gran nostalgia lo que fue debutar en el Palacio de los Deportes, enclavado en la colonia Moderna, precisamente al lado de la moribunda Plaza de Toros Torreón.

Manifestó que en el caso del Palacio de los Deportes, faltó quién apostara por invertir en el lugar, ahora en ruinas, donde la maleza se abre paso y es hogar de algunos indigentes.

“Yo debuté ahí como luchador hace ya varios años, faltó quién le  invirtiera, le metieron dinero en imagen una importante cervecería, pero no le puso dinero para lo más importante que era el clima, ahí es un lugar muy caliente, era  una olla de vapor, en los 80’s por ahí se cobraban entradas más accesibles y la gente iba, después se encarecieron más los luchadores, nosotros como producciones Wagner llevábamos a gladiadores de la talla de Místico, Wagner, Pierrot, Halcón Solitario y yo creo que como se encarecen los carteles, viáticos y garantías, no da para nosotros hacer una función en un inmueble de ese tipo”, reconoció. 

“En ese tiempo que retomamos el lugar perdimos si mal no recuerdo 80 mil pesos, entonces lastimosamente dejamos ese proyecto, nosotros quisiéramos dar más alegrías en lugares como ese y  juntar a las familias y nos vimos en la necesidad de emigrar a otros sitios, donde las garantías y facilidades eran otras”, concluyó. 

En 2009, fue demolido el Estadio Corona 

Guadalupe Rubio, declarado “Santo de Honor” por Santos Laguna, fue campeón con este equipo en 1996, levantó la corona junto a Jared Borgetti, Pedro Muñoz, Nicolás Ramírez, Gabriel Caballero, Miguel España, entre otros, en ese recinto, antes El Moctezuma, del cual hoy  no existe nada.

El terreno donde se ubicaba es usado por los habitantes del sector como basurero. 

Justo el día de muertos de 1970 se inauguraba el Estadio Moctezuma y en noviembre de 2009 dejó de existir. 

Ahí se vivieron dos campeonatos de Primera División, Torneo Invierno 1996 y Torneo de Verano en el 2001, sin contar los demás juegos de liguillas, Copa Merconorte e Incluso fue sede de partidos internacionales en la Copa Libertadores, la competencia más importante a nivel  clubes del continente americano. 

“Nos tocó vivir grandes experiencias en ese estadio, con Santos en aquellos años, en los 80’s y 90’s, parte del 2000 hasta que se demolió, no paso muy seguido por ahí, pero cuando lo hago, me detengo, bajo de mi auto y contemplo ese terreno, da mucha nostalgia por todas esas vivencias que tuvimos y es una lástima verlo como está ahora, no queda  rastro del estadio y está lleno de basura. No sé a quién pertenezca ahora el terreno, es un terreno muy grande sin uso ahora”, recordó “Lupe” Rubio. 

“Al menos hubieran dejado un pilar con una placa para que las futuras generaciones sepan de donde vino Santos”. 

"Remontarnos a la época del Laguna y el Torreón, que también fue su casa en los 60’s y 70’s, es una lástima que ya no esté, no sé en realidad  quién es el dueño, hay un gran espacio, lástima que se demolió, hubiera quedado al menos una seña de donde jugó Santos y las  tardes de gloria que tuvo en ese lugar”, puntualizó.

La Plaza de Toros Torreón, un coloso que agoniza 

El 25 de noviembre de 1934 era inaugurada la Plaza de Toros Torreón, parches y metales sonaban esa soleada tarde, la corrida arrancó a las 16:00 horas con un lleno hasta las lámparas.

El cartel inaugural fue un espectacular mano a mano entre Fermín Espinoza “Armillita Chico” y Francisco Martín Caro “Curro Caro”. 

Ese día se lidiaron seis arrogantes toros de San Mateo. 

Rafael Cortés, empedernido taurino, quien soñó en ser matador de toros, llegó a ser novillero y pasó gran parte de su infancia en la Plaza de Toros Torreón, narr con gran nostalgia las grandes tardes que se vivieron en ese recinto, lugar donde grandes del toreo nacional hicieron  sus “pininos”. 

Recordar al “Brujo de Apizaco”, a Rodolfo Rodríguez “El Pana”, el propio Valente Arellano, que en su honor la plaza hoy lleva su nombre.

Esas tardes no volverán y la razón, según explicó Cortés Montalvo, son conflictos políticos que vinieron a afectar a la Fiesta Brava y la propia Plaza.

“Se veía venir su decadencia, cuando nuestras autoridades no previeron que ahí había fuentes de trabajo, de empleo, lugares de esparcimiento del cual habían vivido muchas personas a través de los años, muchas generaciones, es un inmueble que tiene más de 80 años de construido, sin embargo seguía de pie y en buenas condiciones, se tenían carteles taurinos, pero con la prohibición taurina se vinieron abajo las inversiones, el interés de los empresarios en invertir en estos recintos y el resultado es este". 

"Qué lástima que por conflictos políticos se vean afectadas familias y el propio inmueble, un lugar emblemático de la Región Lagunera. Hoy le tocó a la fiesta de los Toros y después quién sabe qué siga, debemos defender nuestra cultura y tradiciones, lo que nos han heredado nuestros padres, no sólo lo taurino, todas las tradiciones estamos viendo que están desapareciendo y es momento que los lagunero unamos esfuerzos para defender lo que nuestros padres nos dejaron y por lo que ellos lucharon en su momento”, comentó.

En conclusión, a decir de la gente inmersa en el tema del deporte lagunero, la falta de interés, el crecimiento de la ciudad, la modernidad y muchos más espacios que se han abierto en zonas del oriente y norte de Torreón, han condenado a estos inmuebles al olvido, de los cuales sólo quedan los recuerdos y la ilusión de muchos de que vuelvan a reactivarse. 



Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.