• Regístrate
Estás leyendo: Tortura de Cuauhtémoc: ¿qué dijo, cuándo y dónde murió?
Comparte esta noticia
Jueves , 18.04.2019 / 07:44 Hoy

Tortura de Cuauhtémoc: ¿qué dijo, cuándo y dónde murió?

La muerte de Cuauhtémoc se conmemora cada 28 de febrero, pero esa fecha, las palabras durante su tormento y el hallazgo de sus restos han sido cuestionados.
Publicidad
Publicidad

Según los cronistas, Cuauhtémoc, el último Tlatoani mexica, fue ejecutado por órdenes de Hernán Cortés el 28 de febrero de 1525, hace 493 años, en tierras de los que hoy es Tabasco. Había estado preso cuatro años y fue torturado “quemándole los pies y las manos”. Sus restos fueron supuestamente hallados en 1949 en Ixcateopan, Guerrero, pero todos estos hechos han sido cuestionados.

TE RECOMENDAMOS: El presidente de México que duró 45 minutos en el cargo

Después de sitiar Tenochtitlán por 90 días, el 13 de agosto de 1521, los españoles comandados por Hernán Cortés capturaron a Cuauhtémoc en Tlatelolco. Exigió ser llevado ante “Malinche” (nombre dado a Cortés por los mexicas) y una vez en su presencia, señaló el puñal que el conquistador llevaba al cinto y le pidió que lo matara con él, pues no habiendo sido capaz de defender su ciudad y a sus vasallos, prefería morir a manos del invasor.

El hecho fue descrito por el propio Cortés en su tercera carta de relación a Carlos I de España y lo mismo se lee en los escritos del cronista Francisco López de Gómara y en la Historia Verdadera de la Conquista… de Bernal Díaz del Castillo.

Cortés prefirió utilizar a Cuauhtémoc, ahora forzado “súbdito” del emperador Carlos V y del propio Cortés, para asegurar la colaboración de los mexicas en los trabajos de limpieza y restauración de la ciudad.


'Tormento y apoteosis de Cuauhtémoc', David Alfaro Siqueiros. (INBA)


El tormento

En los meses siguientes, la codicia de los soldados españoles al no hallar el supuesto oro azteca, su desconfianza en Cortés, y los temores del propio conquistador, le llevaron a aprobar el tormento de Cuauhtémoc en busca de su confesión.

Los oficiales de la Real Hacienda, y sobre todo el tesorero Julián de Alderete, y no Cortés, que se limitó a consentirlo, ordenaran el tormento de Cuauhtémoc y de Tetlepanquetzaltzin.

De acuerdo a los libros de Díaz del Castillo, López de Gómara y a las acusaciones hechas a Cortés posteriormente en su juicio de residencia, los mexicas fueron torturados mojándoles los pies y las manos con aceite y quemándoselos.

Según Bernal, Cuauhtémoc confesó que cuatro días antes de que lo prendieran había arrojado a la laguna “el oro como los tiros y las escopetas” que habían tomado de las tropas de Cortés. Los españoles fueron a donde les señaló y “a las casas en que solía vivir”, pero sólo encontraron en “una como alberca grande de agua un sol de oro como el que nos dio Montezuma”.

TE RECOMENDAMOS: La sangrienta masacre de San Valentín en Chicago 1929

Fuentes posteriores atribuyeron a Cuauhtémoc, sin respaldo alguno, un estoicismo pleno mostrado en ese trance. El libro escrito por López de Gómara refiere que el “señor” que le acompañaba en la tortura le pidió permiso para hablar y cesar el tormento, a lo que Cuauhtémoc le miró con ira y lo trató con desprecio diciéndole: “si estaba él en algún deleite o baño”. Una novela histórica escrita por Eligio Ancona en 1870 popularizó la variante “¿Estoy yo acaso en un lecho de rosas?”.

Tras el episodio de la tortura, Cuauhtémoc quedó tullido y cojeó, las heridas de Tetlepanquetzaltzin fueron peores.


La muerte de Cuauhtémoc se calcula que ocurrió el 28 de febrero de 1525 y en el territorio de lo que hoy es Tabasco (Pinterest)

La muerte

En 1524, Cortés emprendió un viaje a las Hibueras (Honduras), en busca de uno de sus capitanes, Cristóbal de Olid, pues Cortés tenía constancia de que Olid confabulaba con su viejo enemigo, el gobernador de Cuba Diego Velázquez, para poblar, conquistar y sobre todo obtener oro u otras riquezas en el sur, ignorándolo a él.

La expedición fue enorme y cortesana, y el contingente militar era más indígena que español. Viajaron ahí varios notables aztecas como mandos militares de esa tropa y como facilitadores de las relaciones con los pueblos de la ruta: Cuauhtémoc y Tetlepanquetzal eran dos de ellos.

[OBJECT]Tras un año de viaje, Cortés tomó una decisión controvertida y criticada por sus soldados, según cuenta Díaz del Castillo, pues había rumores de que Cuauhtémoc conspiraba en contra de los españoles.

Según Cortés, un tal Mexicalcingo le narró la historia de conspiración de Cuauhtémoc, por lo que decidió mandar ahorcar a Cuauhtémoc y a Tetlepanquetzal.

TE RECOMENDAMOS: La 'mentira histórica' de los Niños Héroes de Chapultepec

No se tiene certeza ni del sitio ni de la fecha exacta de cuando murió Cuauhtémoc. Los dos testigos presenciales de los hechos, Hernán Cortés y Bernal Díaz del Castillo, no precisaron datos.

Diego López de Cogolludo, en su Conquista de Yucatán, escribió que estando para ahorcar a Cuauhtémoc, el Tlatoani dijo estas palabras: “O capitán Malinche, ha días que yo tenía entendido, él había conocido tus falsas palabras: que esta muerte me habías de dar, pues yo no me la di, cuando te entregaste en mi ciudad de Méjico; porque me matas sin justicia…?”.


Los restos

En 1949 la arqueóloga Eulalia Guzmán, mediante falseamiento de datos y una incorrecta metodología arqueológica, descubrió restos humanos en el estado de Guerrero que atribuyó a Cuauhtémoc. Los restos estaban debajo del piso de la iglesia del pueblo de Ixcateopan de Cuauhtémoc, denominación que recibió en 1950 a raíz del hallazgo.

[OBJECT]El descubrimiento se basaba en una serie de documentos del siglo XVI resguardados en el mismo pueblo por la familia Juárez que probarían el tránsito de los restos desde el sureste de México hasta Ixcateopan.

El hecho se precipitó por presiones oficiales y políticas, pues el 26 de septiembre de 1949 la arqueóloga anunció el descubrimiento en el atrio de la iglesia y al día siguiente el entonces gobernador Baltazar R. Leyva Mancilla avaló el hecho.

El criminólogo Alfonso Quiróz Cuarón fue el primero en contradecir a Guzmán el mismo año, a lo que la arqueóloga respondió con la creación de una comisión para sustentar su verdad, pero incluso el pintor Diego Rivera abogó por la autenticidad de los restos y acusó de traidores a quienes contradijeran la versión.

En 1950 se dictaminó que no había evidencia científica para determinar que los restos pertenecían a Cuauhtémoc, pero el Comité Estatal para la Alianza de Comunidades Indígenas del Estado de Guerrero manifestó su indignación ante el fallo.


Aunque se ha comprobado que no son los restos de Cuauhtémoc, en la capilla de Ixcateopan, Guerrero, le siguen rindiendo culto a su tumba (Especial)

En 1976 se abrió nuevamente la polémica y se formó una comisión multidisciplinaria de antropología física, social, entnohistoria y arqueología que analizó de nueva cuenta todas las evidencias disponibles. El entonces gobernador del estado de Guerrero, Rubén Figueroa Figueroa, durante la visita del equipo investigador, entre bromas y risas adviritó: “Todo cae por su propio peso. Por eso esperamos que hagan pronto su trabajo y digan que aquí está Cuauhtémoc para que puedan regresar a la capital…, pero con cabeza”.

Los investigadores determinaron que todas las pruebas que justifican los hallazgos fueron manipuladas y los documentos falsificaciones. Los restos prehispánicos en Ixcateopan no tenían relación alguna con México-Tenochtitlan ni hay evidencias concluyentes de que existiera relación con el tlatoani.

TE RECOMENDAMOS: ¿Cuál es la historia y el signficado del Día de la Bandera?

Los restos alegados como de Cuauhtémoc se siguen exhibiendo en la iglesia de Ixcateopan, pero son en realidad de ocho distintas personas incluso en temporalidad. El informe final de la comisión dictaminó que “No hay ninguna base científica para apoyar la afirmación de que los restos encontrados el 26 de septiembre de 1949 en la iglesia de Santa María de la Asunción, Ichcateopan, Guerrero, sean los de Cuauhtémoc”.

El 28 de febrero de cada año, la bandera mexicana ondea a media asta en todo el país, recordando la muerte del prócer. El poeta mexicano Ramón López Velarde lo designa como “el joven abuelo de México, el único héroe a la altura del arte”.

AG

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.