• Regístrate
Estás leyendo: El 'thriller' de Jane Austen: ¿acaso murió envenenada?
Comparte esta noticia
Domingo , 24.03.2019 / 20:03 Hoy

El 'thriller' de Jane Austen: ¿acaso murió envenenada?

La nueva teoría de una investigadora de la Librería Británica sugiere que la autora de libros como 'Orgullo y prejuicio' y 'Emma' pudo haber muerto envenenada con arsénico.

Publicidad
Publicidad

Jane Austen murió hace 200 años, en 1817. Desde entonces, han surgido numerosas —en ocasiones descabelladas— especulaciones sobre las causas. Se ha dicho que tuvo cáncer, que padecía un desorden hormonal e incluso que sufrió complicaciones por beber leche no pasteurizada.

En 2011, la novelista británica Lindsay Ashford puso otra teoría sobre la mesa: en su libro The Mysterious Death of Miss Austen (La misteriosa muerte de la señorita Austen) sugiere la posibilidad de que la autora de Orgullo y Prejuicio fuera asesinada. Por supuesto se trata de una ficción, pero los miles de lectores de Austen alrededor del mundo llegaron a considerarla una teoría válida.

[OBJECT]

TE RECOMENDAMOS: Agatha Christie, la pluma detrás del crimen

Hace unos días, Sandra Tuppen —curadora en jefe del departamento de Archivos modernos y manuscritos 1601-1850 de la Librería Británica— propuso en el blog de la institución que Austen pudo haber muerto envenenada con arsénico.

Su hipótesis se cifra en el estudio realizado a tres pares de lentes que fueron utilizados por la autora de Emma en diferentes etapas de su vida y cuyas dimensiones varían significativamente.

[Los tres pares de lentes que presumiblemente pertenecieron a Austen]

Austen dejó registro escrito de sus padecimientos oculares en varias cartas. Según Simon Barnard, especialista en optometría, el aumento de la deficiencia visual de la escritora victoriana pudo deberse a que desarrolló cataratas. Una posible causa: envenenamiento con arsénico, un elemento que en el siglo XIX se encontraba con frecuencia en el agua y algunos medicamentos.

Hasta ahora la causa más aceptada de su muerte a los 41 años se atribuye a la enfermedad de Addison —un desorden endócrino en el que las glándulas suprarrenales no producen suficientes hormonas—, una posibilidad reforzada por estudios como los que la crítica e investigadora británica Deirdre Le Faye ha publicado.

Mientras tanto, la teoría de Tuppen sigue siendo sólo eso, una teoría, pues nunca se encontró evidencia tangible de arsénico entre las pertenencias de Austen. Además, la propia investigadora introduce una posible falla en su propuesta: “No sabemos si el uso de lentes le fue prescrito o si simplemente los compró. No podemos estar completamente seguros de si los usó alguna vez”.



ASS

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.