• Regístrate
Estás leyendo: México de Colores, danza por la diversidad sexual
Comparte esta noticia
Sábado , 23.03.2019 / 11:33 Hoy

México de Colores, danza por la diversidad sexual

La compañía presentará un espectáculo en honor a los muertos en Orlando como parte de las actividades que se realizarán en la edición 38 de la Marcha del Orgullo LGBTI el próximo 25 de junio.

1 / 5
Publicidad
Publicidad

La danza tiene la virtud de presentarse en formas distintas sin perder su esencia. Particularmente, la contemporánea aloja un arsenal de posibilidades expresivas. Con esa premisa en la mente, desde 2011, la compañía México de Colores ha llevado a los escenarios mexicanos una propuesta dancística tan estimulante como provocadora.

Carlos Antúnez —director de la compañía— define su proyecto como "danza fusión", porque reúne elementos del folclor, de la comedia musical, de pantomima, de danza contemporánea y del cabaret. Esta mezcla responde al interés artístico de Carlos, pues aunque con frecuencia se le relaciona con la danza regional —es coordinador artístico del Ballet Folklórico de México de Amalia Hernández—, durante mucho tiempo ha hecho comedia musical y cabaret. "Yo bailaba con las vedettes y también fui go-go dancer [una especia de stripper]. Toda esa mezcla fue lo que traje a México de Colores. Lo que hacemos principalmente es contar historias" asegura Carlos.

Su relación con la danza regional le ha valido a México de Colores una etiqueta insostenible. De hecho, Carlos sufre cada vez que los presentan. "Estamos inspirados en el los rasgos mexicanos, pero eso no significa que seamos una compañía folcórica. Para empezar, somos puros hombres que se visten de mujeres, eso no puede ser folclórico", dice entre risas. "Yo siempre pido que no nos anuncien como una compañía folclórica, porque eso tiene muchos límites, muchas reglas", agrega.

El director de la compañía prefiere asimilar su trabajo como una forma de la tradición urbana. "Nuestro espectáculo ha hablado sobre el último vagón del metro, de las vestidas de Tlalpan, de los trasvestis, de los señores que se visten de mujer para el carnaval. Ese es el folclor que me interesa".

Un origen accidental

La creación de México de Colores fue, en cierta forma, involuntaria. La compañía surgió en mayo de 2011, cuando José Rivera —director de La Cebra— invitó a Carlos a producir un espectáculo que se presentaría en el Salón de Danza del Centro Cultural Universitario de la UNAM, con motivo del Día mundial contra la homofobia. El éxito de aquella función fue tal, que lo que estaba planeado para ser un espectáculo para una sola función se transformó en una propuesta seria para formar la compañía.

El bautizo de la compañía representó otra capricho de la fortuna. Antes de aquella presentación en la UNAM, José Rivera, que no sabía cómo presentar al grupo que estaba a punto de brincar al escenario, eligió el nombre de una de las coreografías que Carlos y sus bailarines habían preparado. Cinco años después, ese grupo que por entonces estaba conformado por nueve bailarines, hoy se ha convertido en una compañía de 20, con intensa actividad y prestigio en el ámbito dancístico.

Danza contra la homofobia

Aunque el contenido de México de Colores explora la danza desde una perspectiva LGBTI, Carlos cuenta que, para su sorpresa, es el público heterosexual el más interesado en su espectáculo. "Al principio yo pensé que era un espectáculo para el público gay, pero la verdad es que hoy en día quien más nos invita a hacer funciones es el público heterosexual. La gente nos ha aceptado muy bien".

Su labor artística cuestiona las barreras implícitas que aún existen en la sociedad. Carlos atribuye ese logro al valor artístico de su espectáculo. "A veces la gente se extraña, pero se queda por el morbo y la diversión, luego acaban apreciando a los artistas que están sobre el escenario. Me gusta pensar que, sin darse cuenta, rompen ese miedo que tienen a los homosexuales".

Una de las prioridades de su espectáculo es promover la inclusión. Esa tarea no sólo se realiza con los cuerpos en movimiento, también tras bambalinas. Podría pensarse que todos los integrantes pertenecen a la comunidad LGBT. No obstante, Carlos cuenta que entre los nueve bailarines que se presentaron en la primera función de México de Colores había un heterosexual. "Yo lo veía como un bicho raro porque no podía creer que se atrevería a usar tacones, vestido y a besar a otro hombre, pero hoy tengo cuatro heterosexuales. A este paso voy a tener más heterosexuales", comenta con humor.

Responsabilidad social

"Si los escritores escriben sobre los sucesos del mundo, los bailarines tenemos que bailar sobre lo que ocurre en el mundo" asegura Carlos. Los bailarines de México de Colores asumen la responsabilidad social que implica portar el título de artistas. Con esa noción, se presentarán en el Zócalo de la Ciudad de México el próximo 25 de junio durante la edición 38 de la Marcha del Orgullo LGBTI. Además del espectáculo que incluye parte de su repertorio, prepararon un performance para homenajear a las personas que murieron hace unos días en el tiroteo del bar Pulse, en Orlando. "Yo sentía la responsabilidad de hacer algo. ¿Cómo puedo ser un artista y no contar lo que está pasando en el mundo? A veces se nos olvida que la Ciudad de México es una especie de oasis, pero en otros estados de la república la homofobía es aún muy fuerte".

La presentación de México de Colores en el Zócalo será el próximo 25 de junio a las 15:50 horas.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.