• Regístrate
Estás leyendo: Maximiliano, liberal, pero ridículo: Tello Díaz
Comparte esta noticia
Jueves , 21.03.2019 / 06:48 Hoy

Maximiliano, liberal, pero ridículo: Tello Díaz

El Archivo General de la Nación conserva unas 60 cajas con documentos del Segundo Imperio, el gobierno encabezado por el monarca de 1864 a 1867.

Publicidad
Publicidad

Entre leyendas, romanticismo, tragedia y fantasías se desarrolló la vida de Fernando Maximiliano José de Habsburgo (Viena 1832-Santiago de Querétaro, 1867), el emperador del efímero Segundo Imperio, quien fue fusilado justamente hace 150 años, el 19 de junio de 1867.

El archiduque austriaco ha inspirado a novelistas, cronistas, cineastas y dramaturgos, los cuales han recreado su paso por México una vez que desembarcó en Veracruz el 28 de mayo de 1864 para gobernar el país.

Aún hay documentos que contienen revelaciones en espera de ser descubiertos. El Archivo General de la Nación (AGN) resguarda una carta que escribió Maximiliano durante su travesía en la fragata Novara —misma que llevaría su cadáver de retorno a Trieste, en Europa— mientras cruzaba por el Atlántico con dirección al Golfo de México. En ella escribió lo que se tenía que hacer; entre otras acciones proponía hacer un libro que concentrara todos los documentos y todo aquello que tenía que ser firmado por el emperador, lo que quería decir poner orden en la situación administrativa de este país.

Ese escrito es parte del fondo Segundo Imperio, integrado por unas 60 cajas de documentos, detalla el historiador Luis Fernando Tolentino, especialista del AGN.

Carlos Tello Díaz, autor del libro Maximiliano, emperador de México (Debate, 2017), dice a MILENIO que el archiduque fue recibido en Veracruz sin entusiasmo, pero en Puebla tuvo un recepción más alegre. Entró acompañado de Carlota a la Ciudad de México el 12 de junio; fueron recibidos con júbilo y con un ceremonial para que el emperador no olvidara esta bienvenida.

De ese suceso el AGN preserva el borrador del Ceremonial de la Corte, donde se pueden leer las recomendaciones y el comportamiento que debían seguir los pobladores una vez que el emperador fuera coronado.

Según Tello Díaz, Maximiliano se preocupaba por asuntos tan absurdos como el Ceremonial de la Corte, al que dedicaba meses.

El historiador expresa que Maximiliano era un hombre que no vivía su realidad, se fugaba de la Ciudad de México para irse a Cuernavaca, donde se dice que tuvo un romance con la hija de su jardinero.

“En ese sentido, era un personaje ridículo que nunca enfrentó la realidad por la que el mismo optó. Creo que el juicio de sus biógrafos no ha variado a 150 años de su muerte: era un hombre liberal, bueno, bienintencionado y con muchas cualidades, pero también era un hombre muy débil, frívolo y vanidoso, que no tuvo la fuerza de enfrentar la responsabilidad que asumió al aceptar la corona del Imperio mexicano”.

Tello Díaz recordó que Maximiliano vino a México invitado a gobernar por los conservadores, quienes en un último intento por no ser derrotados, buscaron a un príncipe católico europeo para que asumiera la corona como emperador de México.

“Tenían razones legítimas e ilegítimas para hacer eso. Entre los motivos ilegítimos estaban los
de conservar sus fueros y privilegios; entre los legítimos destacaba el tratar de contener el expansionismo yanqui con la ayuda de una potencia europea, simbolizada en la corona de un príncipe católico. Los conservadores buscaron primero entre los Borbón y después, entre otros, a Maximiliano de Habsburgo, que aceptó la corona ingenuamente por vanidad y por ambición, aunque después se enamoró de México”.

Aportaciones

Si se pudiera hablar de las aportaciones de Maximiliano a la cultura del país, está que promovió la ópera. Mandó construir el Paseo de la Emperatriz, hoy Paseo de la Reforma. Impulsó la primera legislación indígena. Creó su propia publicación periódica, el antecedente del Diario Oficial de la Federación, en la que daba cuenta del quehacer cotidiano del emperador y de su aparato burocrático, asegura la investigadora Luz María Hernández en su libro Espejismos y realidad: Maximiliano y El Diario del Segundo Imperio 1865-1867.

El ocaso del imperio de Maximiliano se debió, en gran medida, a que perdió el apoyo de Napoleón III, quien, asustado por la fortaleza de Prusia y nervioso por provocar la reacción de Estados Unidos, prefirió retirar sus tropas en las primeras semanas de 1867. Al enfrentarse solo a las tropas republicanas perdió la batalla, fue sometido a un juicio y fusilado en el Cerro de las Campanas el 19 de junio de 1867. Tello Díaz afirma que Benito Juárez quería dejar claro que México no iba a permitir otra intervención.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.