• Regístrate
Estás leyendo: Dizzy Gillespie al estilo latino de Raúl Gutiérrez
Comparte esta noticia
Miércoles , 24.04.2019 / 00:34 Hoy

Dizzy Gillespie al estilo latino de Raúl Gutiérrez

Con invitados de la talla de Paquito D’Rivera y Romero Lubambo, el músico chileno Raúl Gutiérrez recrea el repertorio de la primera gira de Gillespie por América Latina.

Publicidad
Publicidad

La Enciclopedia de la música chilena sitúa al saxofonista barítono, compositor, director de orquesta y arreglista Raúl Gutiérrez como “el músico chileno más representativo en torno al jazz de raigambre afrocubana”. Además lo destaca como uno de los jazzistas más prolíficos de su país.

Su aventura discográfica más reciente, al frente de la Cuban Big Band, es A la Palladium (The Music of Dizzy Gillespie in Latin) (Groovin’ High, 2016). El álbum tiene como invitados de lujo al saxofonista y clarinetista Paquito D’Rivera, el trompetista Claudio Roditi, el guitarrista Romero Lubambo y el trombonista Jason Jackson. También figuran como solistas Daniel Smith en el saxofón tenor, Rolando Luna en el piano y Polo Tamayo en la flauta.

TE RECOMENDAMOS: Recuperan partituras para guitarra séptima mexicana

Desde su casa en Xalapa, donde reside desde hace algunos años como profesor del Centro de Estudios de Jazz de la Universidad Veracruzana, Gutiérrez cuenta que tuvo la fortuna de conocer a Dizzy Gillespie durante una gira del trompetista en Múnich. Le tocó acompañarlo a su hotel y recuerda que en el camino se quería comprar unos zapatos de alpinista, pero la zapatería estaba cerrada. El diálogo con el músico fue corto, pero la experiencia imborrable. [OBJECT]

No así su relación con la música del maestro que impulsó como pocos el jazz latino. En entrevista con MILENIO, Raúl recuerda que en los años ochenta tuvo la fortuna de verlo en Niza con su orquesta: “A partir de ahí me llamó la atención que Dizzy siempre usaba las tumbadoras y hacía la clave, incluso cuando tocaba temas que no pertenecían a la historia del jazz latino”.

La producción ejecutiva A la Palladium (The Music of Dizzy Gillespie in Latin) estuvo a cargo de Jacques Muyal, quien tiene un largo historial en el terreno de la producción discográfica y fue amigo personal del trompetista. De hecho, cuenta el saxofonista, “Dizzy murió en brazos de su amigo Muyal, quien en su memoria fundó el Club Dizzy Gillespie en Suiza”.

El productor le propuso recrear el repertorio que Gillespie tocó en su histórica primera gira por América Latina, con temas como “Birks’ Works”, “A Night in Tunisia”, “I Can’t Get Started”, “’Round Midnight”, “The Champ”, “Tour de Force” y otros. Por un error se incluyó “Buster Rides Again”, que Dizzy no tocó, pero que funciona perfecto en la selección, además de que su amigo Bud Powell la hacía en estilo latino.

Fanático del jazz latino, Muyal se encargó de la producción ejecutiva del disco aunque su propósito no es hacer dinero, sino dar vida larga a esta música. El saxofonista dice al respecto: “Uno hace la música por hacer música. Yo hago discos porque me gusta hacerlos y quiero que cada vez sean mejores”.

—¿Quién hizo los arreglos?

La mayoría son de Horacio González, quien, aunque no es muy reconocido en Cuba, es uno de los mejores orquestadores que existen en la isla desde hace muchos años. Hizo orquestaciones para la Orquesta de Música Moderna, cuando Paquito D’Rivera era un niño y Arturo Sandoval un jovenzuelo. También tengo a otros orquestadores: el chileno Telly Ramírez, gran conocedor del lenguaje del jazz y de lo que es la big band, así como a Raúl Cabrera y Fernando Arévalo.

—¿Qué te gusta de trabajar con una big band?

Me encanta el formato, pero tiene algunos inconvenientes. Hay poco espacio para que yo pueda solear, pero tampoco me gusta tener una big band que se limite a acompañarme. Yo me siento orgulloso del trabajo de equipo. Más adelante quiero hacer algo en formato más pequeño. Actualmente estoy de cazatalentos y hace rato descubrí a una cantante cubano-jamaiquina que canta muy bien y haremos un disco con Jacques Muyal. Por el momento no digo el nombre, pero será una sorpresa.

—¿Cuál es la retribución de hacer un disco como éste?

Obviamente, desde el punto de vista de la estatura musical y del reconocimiento de las figuras que invité, me da mucho orgullo que Paquito y Romero estén en mi producción. Pero también me da orgullo tener, por ejemplo, a un trombonista checo de la Sinfónica de Xalapa, Jakub Dedina, en “Stella by Starlight”. Primero me siento orgulloso del resultado musical, luego de los nombres.

—Lo que importa es la música…

Sí, el resultado es lo importante, cerrar el ciclo de algo que empezaste. Cuando haces una producción discográfica no teniendo solvencia económica generosa, es como empezar a picar piedra por piedra, pero cuando oyes que suena increíble te da mucho regocijo. Si está Paquito, muy bien, es amigo mío, pero si no hubiese estado igual estaría contento por la música. Me gustaría encontrar a otros músicos que en este momento apuntan para ser los futuros estrellas.



ASS

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.