• Regístrate
Estás leyendo: Bellas Artes exhibe más de 500 obras de la vanguardia rusa
Comparte esta noticia
Viernes , 22.02.2019 / 08:38 Hoy

Bellas Artes exhibe más de 500 obras de la vanguardia rusa

Fue abierta la magna exposición, en la que se puede admirar el trabajo de artistas como Eisenstein, Malévich, Rozánova y Ródchenko.

Publicidad
Publicidad

Verdaderas joyas artísticas que nunca habían salido de Rusia se presentan en la exposición Vanguardia rusa. El vértigo del futuro, que exhibe más de 500 obras de diversas disciplinas en el Palacio de Bellas Artes.

A lo largo de 10 núcleos temáticos, propuestas únicas del arte universal se reúnen por primera vez en esta muestra, permitiéndole al público admirar y conocer, sin necesidad de viajar a Rusia, el famoso Cuadro negro, de Kazimir Malévich, obra que cambió el significado del paradigma del arte ruso; La línea verde, de Olga Rozánova; la Trigología del color, de Alexander Ródchenko, y, por supuesto, la reconstrucción de Modelo del Monumento a la Tercera Internacional, de Vladimir Tatlin.

Todas las salas del recinto están llenas de arte ruso; en particular se encuentra un espacio dedicado a los dibujos eróticos del cineasta Serguéi Eisenstein, destacó Miguel Ángel Fernández, director del Palacio de Bellas Artes.

Después del éxito obtenido con las exposiciones de Miguel Ángel y Leonardo aquí en el Palacio de Bellas Artes, es difícil plantear otra muestra que tenga el mismo interés por el público, pero esta exhibición Vanguardia rusa. El vértigo del futuro, logrará, con la curaduría de Sergio Raúl Arroyo, interesar al público ya que reúne la obra que ha dado la cultura rusa en los últimos 200 años, así lo aseguró Rafael Tovar y de Teresa, presidente del Consejo Nacional para la Cultura y las Artes (Conaculta).

Según el titular del Conaculta, son pocos los calificativos para esta muestra que presenta a uno de los movimientos artísticos más importantes que se han dado en la historia contemporánea y que marca, sin duda alguna, las bases del arte moderno del siglo XX.

Es el movimiento artístico ruso que surge alrededor de 1890 y dura hasta 1930, aunque algunos señalan que se prolonga hasta 1960, lo cierto es que aquí confluye el talento de pintores, arquitectos, escultores, escritores y músicos del momento.

"En pocos lugares del mundo podría asociarse está exposición de la vanguardia rusa con lo ocurrido en otro lugar como en México. Las dos primeras revoluciones sociales del siglo XX, sin duda alguna, son la Revolución rusa y la Revolución mexicana. En el caso de nuestro movimiento, este despertó el interés de muchos de los creadores de la vanguardia, basta citar en el cine a Eisenstein, que vino a filmar en México la película ¡Que viva México!".

Como curador de la muestra, Sergio Raúl Arroyo explicó que la idea es exponer lo que fue el desarrollo del arte ruso. "Pienso que hay una enorme deuda del arte contemporáneo con respecto a lo que fue la vanguardia rusa y que influyó en todas las disciplinas artísticas". Esta exposición, agregó, se enriquece con la colaboración de casi 30 museos y galerías que prestaron obra "que difícilmente saldría de Rusia en cualquier otra circunstancia".

La muestra estará abierta de martes a domingo de 10:00 a 18:00 horas, hasta el 31 de enero de 2016.


Dibujos de Serguéi Eisenstein

Poder entrar a una parte de la historia de la creación artística rusa de las primeras décadas del siglo XX será uno de los privilegios para quienes acudan a visitar la exposición Vanguardia rusa.

Miguel Ángel Fernández, director del Palacio de Bellas Artes, destacó que este recinto le dedicó toda una sala al cineasta Serguéi Eisenstein. Explicó que el artista ruso vino a México en los años 30, que aquí filmó una película que nunca terminó, pero que se ha convertido en todo un símbolo: ¡Que viva México! Eisenstein se hospedó en el Hotel Imperial, ubicado en Paseo de la Reforma, y justo ahí en 1931 trazó sus primeros dibujos eróticos que se exhiben en la muestra Vanguardia rusa. Las piezas están marcadas por fantasías explícitas que contienen escenas de necrofilia, homosexualidad, actos orgásmicos y desmembramiento. Las obras pertenecen al acervo del Museo Estatal Hermitage.

El propio Eisenstein escribió en sus memorias: "Me parece que el dibujo nació de las imágenes de las cuerdas con que se ciñen los cuerpos de los mártires, de las huellas que deja el látigo en la superficie blanca del cuerpo, de la silbante hoja de la espada antes de caer en el cuello del condenado".

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.