• Regístrate
Estás leyendo: ¿Qué es la prueba del tamiz neonatal y por qué importa?
Comparte esta noticia
Jueves , 18.04.2019 / 15:29 Hoy

¿Qué es la prueba del tamiz neonatal y por qué importa?

La Secretaría de Salud informó que revisará la adquisición y desempeño de los servicios de tamiz metabólico neonatal contratados durante la administración anterior.
Publicidad
Publicidad

Hace unos días, la Secretaría de Salud informó que se revisará el proceso de licitación, adquisición y desempeño de los servicios de tamiz metabólico neonatal contratados durante la administración anterior.

A través de un comunicado, la dependencia detalló que "el combate a la corrupción no implica interrumpir la prestación de los servicios, por lo que se ha contemplado un plan de contingencia para realizar sin interrupción el servicio, mientras se establece el nuevo proceso definitivo de compra de servicios".


Esta revisión ha puesto a la prueba del tamiz metabólico neonatal como tema de conversación, sin embargo, no todos conocen su importancia.

Aquí te decimos lo que debes saber de esta prueba.

¿Qué es el tamiz neonatal?


Desde hace 20 años, la prueba de tamiz metabólico neonatal es obligatoria y se realiza a todos los recién nacidos en México.

Es un estudio que se realiza a todos los recién nacidos, entre el segundo y quinto día, y antes de cumplir 30 días de vida.

Consiste en una prueba de sangre, que se toma del talón de los bebés.

Este examen ayuda a detectar si el bebé tiene algún trastorno del metabolismo como hipotiroidismo congénito o problemas pulmonares y digestivos.

La mayoría de los bebés que padecen estas enfermedades no muestran ningún síntoma al nacer, por lo que es poco probable que se detecte sin esta prueba.

¿Qué padecimientos detecta?


Existen dos tipos de prueba: la básica y la ampliada. El tamiz neonatal básico sólo detecta cuatro errores innatos del metabolismo, mientras que el ampliado analiza 67 enfermedades, entre las que se encuentran

  • Retraso mental (fenilcetonuria, hipotiroidismo congénito
  • Crisis agudas en las primeras semanas o meses de vida

  • Enfermedad hepática, cataratas o septicemia (galactosemia)

  • Inmunodefciencias del sistema

  • Trastornos de la diferenciación sexual o síndrome de la pérdida de sal ( hiperplasia suprarenal congénita)

  • Problemas pulmonares y digestivos (fibrosis quística)

  • Trastornos neuromusculares, cardíacos o muerte súbita


Si la prueba resulta positiva para alguna de estas enfermedades, el diagnóstico debe confirmarse e iniciar el tratamiento antes de que el niño cumpla un mes de edad.


AA

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.