Cinco mitos sobre la gripe que siempre diste por ciertos

En esta temporada de enfermedades respiratorias, vale la pena saber lo que la ciencia dice sobre estas creencias generalizadas acerca de la gripe.
Un estornudo no es el peor modo de propagar el virus de la gripe.
Un estornudo no es el peor modo de propagar el virus de la gripe. (Especial)

Ciudad de México

Si eres de los que evitan saludar a alguien cuando están enfermos, o usan cubrebocas en lugares públicos por miedo al contagio, es hora que sepas la verdad sobre estas prácticas generalizadas que han sido descartadas por la ciencia.

TE RECOMENDAMOS: ¿Cuáles son los usos medicinales de la mariguana?

1. Toser y estornudar son los peores modos de propagar el virus

Sin duda es una buena práctica cubrirte la boca con la parte interior del codo cuando toses o estornudes, pues al hacerlo evitas que las partículas que brotan se dispersen en el aire y alcancen a alguien más. Sin embargo, es un hecho que hablar, gritar e incluso respirar también libera una gran cantidad de partículas microscópicas que pueden contener el virus de la gripe. De hecho, un estudio patrocinado por la CDC —Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades— encontró que cuando una persona habla, respira o grita, exhala casi 9 veces más volumen de partículas con virus que cuando estornuda.

2. Usar cubrebocas te protege del contagio

Considerando que el tamaño de las partículas con virus que flotan en el aire es menor incluso que el de una célula sanguínea, resulta obvio pensar que éstas pueden colarse fácilmente entre las fibras de la tela de un cubrebocas. Quizá te sorprenda saber, entonces, que cuando una persona enferma usa una de estas máscaras quirúrgicas no se está protegiendo del ambiente: en realidad te está protegiendo a ti del contagio, pues retiene una gran cantidad de las partículas que exhala al respirar.

3. Te puedes contagiar por saludar de mano a alguien

via GIPHY

Todos hemos conocido a una persona tan higiénica y considerada que, cuando se enferma de gripe, evita incluso dar la mano para no propagar el virus. Pero la verdad es que si bien lavarse las manos o desinfectarlas con alcohol mata una gran cantidad de virus responsable de la gripe, estudios realizados en la Universidad de California en Berkeley revelan que virus como el de la influenza tienen que ser inhalados, ya sea por la nariz o por la boca, para que la persona se contagie. Esto no significa que ahora puedes dejar de lavarte las manos cuando estás enfermo; más bien, se trata de pensar que el simple contacto físico con una persona enferma, en la mayor parte de los casos, no es suficiente para que te contagies.

TE RECOMENDAMOS: Ir en bici a altas velocidades puede dañar tu salud.

4. Los objetos de una persona enferma son inofensivos

via GIPHY

En contraste con el punto anterior, un estudio de la Sociedad Americana de Microbiología descubrió que los virus pueden vivir en objetos inanimados hasta por 72 horas, y que su supervivencia es mayor cuando se alojan en superficies duras —por ejemplo, los pasamanos de las escaleras— que en espacios blandos como tus almohadas. Sin embargo —y antes de que empieces a desarrollar una fobia a los gérmenes al estilo de Howard Hughes—, John Swatzberg, especialista en salud pública de la Universidad de California en Berkeley, sostiene que es poco probable contagiarte por haber tocado un objeto con virus.

5. Una dosis extra de vitamina C ayuda a prevenir enfermedades

via GIPHY

Y sí: las abuelitas y las mamás nos recomendaban comer guayabas y beber jugo de naranja, toronja o mandarina para aumentar la ingesta de vitamina C en nuestro organismo —o bien, dar cuenta de frascos enteros de ácido cítrico y ácido ascórbico. Pero una publicación reciente de la Harvard Medical School descarta la utilidad de esta “carga extra” de vitamina C, pues el exceso de este nutriente no tiene un efecto benéfico sobre nuestro sistema inmunitario.


FM