Tu gato podría ser el culpable de tus ataques de ira

Un estudio de la Universidad de Chicago encontró cierta relación entre las personas que tienen conducta agresiva y un parásito que vive en el excremento de los gatos.  
El parásito Toxoplasma gondii se puede encontrar casi en cualquier lugar pero sólo logra reproducirse en el excremento de los gatos.
El parásito Toxoplasma gondii se puede encontrar casi en cualquier lugar pero sólo logra reproducirse en el excremento de los gatos. (Shutterstock)

Ciudad de México

Científicos de la Universidad de Chicago encontraron que hay cierta relación entre un parasito que vive en el excremento de los gatos llamado Toxoplasma Gondii y los ataques espontáneos de ira en algunas personas, principalmente aquellas diagnosticadas con el trastorno explosivo intermitente.

El estudio, publicado en la revista Clinical Psychiatry, analizó a 358 adultos que fueron divididos en tres grupos: aquellos que tenían en trastorno explosivo intermitente, gente con otros desordenes psiquiátricos y gente que no había sido diagnosticada con algún desorden psiquiátrico.

Los investigadores encontraron que aquellos que tenían el trastorno explosivo intermitente eran dos veces más propensos a estar infectados con el parásito T. Gondii que aquellos que no tenían algún desorden psiquátrico.

via GIPHY

“Nuestro trabajo sugiere que la infección con el parásito cambia la química del cerebro, lo que aumenta el riesgo de tener una conducta agresiva” dijo el doctor Emil Coccaro, uno de los autores del estudio a la revista Science Daily.

El parásito, de acuerdo al estudio, se encuentra en casi cualquier lugar desde la tierra hasta carne cruda; pero son los gatos quienes son los principales portadores de éste, pues se aloja en su tracto gastrointestinal y se esparce a través de las heces de los gatos infectados. Además indica que cualquier mamífero se puede contagiar y que uno de cada tres humanos lo porta. 

Las conclusiones no significan que debes deshacerte de tu gato de inmediato. Los investigadores aseguran que la muestra es muy pequeña como para confirmar al cien por ciento que el parásito es la causa número uno del trastorno explosivo intermitente o del cambio en la conducta de las personas.

“No sabemos si la relación es causal  y no todos los que dieron positivo a la infección por toxoplasmosis tienen problemas de ira y agresividad” dijo Coccaro.