Monarca, la migrante de medio gramo de peso

Las generaciones que nacen en primavera y verano viven un mes, pero la generación Matusalén que migra a México, vive hasta 8 meses.

Ciudad de México

La mariposa Monarca (Danaus plexippus) tiene un ciclo de vida que pasa por cuatro transformaciones, igual que sus parientes más cercanos del orden de los lepidópteros, es decir, otras mariposas y palomillas que tienen escamas en las alas; pero es la única capaz de realizar una migración tan extensa y sorprendente.

La vida de la mariposa Monarca es extraordinaria desde el momento en que las hembras depositan sus huevecillos.

De acuerdo con el Programa de Manejo de la Reserva de la Biosfera Mariposa Monarca

El desarrollo de las 4 fases de la metamorfosis dura un mes

, las hembras adultas vuelan muy cerca del suelo para examinar detenidamente la vegetación en busca de plantas asclepias, conocidas como algodoncillo, que son el único alimento de su progenie en etapa de oruga.

Al encontrar los algodoncillos, las Monarca depositan sus huevecillos en el envés de las hojas más tiernas. Ovopositan alrededor de 400 huevos, pero se aseguran de poner uno por planta para evitar que al emerger como orugas compitan por el alimento entre ellas.

TE RECOMENDAMOS: La Mariposa Monarca vive hasta 8 meses

Los huevecillos son más pequeños que una cabeza de alfiler, tienen la forma de un balón de fútbol americano de aproximadamente dos milímetros de largo y pesan 0.46 miligramos. Son de color amarillo cremoso, pero cuando el embrión se desarrolla cambia a gris oscuro. De tres a cuatro días después de haber sido ovopositados, eclosiona la larva u oruga.


En su etapa de oruga, esta especie se alimenta de las hojas de asclepia de la cual obtiene sustancias tóxicas que la protegen de los depredadores. Al madurar mide entre tres y cuatro centímetros de largo, y presenta colores llamativos, franjas blancas, con finas estrías de color negro y amarillo, que indican que es tóxica, por lo cual no necesita esconderse.

De acuerdo con la edición 2005 de la publicación “Danaidas. Las maravillosas mariposas monarca” de Carlos Galindo y Eduardo Rendón,  la etapa larvaria dura de 9 a 14 días, al finalizar dicha fase, estas “máquinas de comer” alcanzan un peso de1.5 gramos, esto es más de 3 mil veces el tamaño del huevo. La larva muda de piel cinco veces, y una vez que alcanzan su máximo crecimiento, busca una rama y se cuelga de ella para formar la crisálida o pupa.

La crisálida es de forma oval, color verde pistache y punta redondeada con una línea de puntos dorados, similar a una corona. Ésta sufre modificaciones morfológicas como el desarrollo de las alas y el cambio de sus mandíbulas por la estructura denominada espiritrompa.


TE RECOMENDAMOS: Mariposa Monarca, las cuatro fases de la metamorfosis

Justo antes de que la mariposa emerge, sus patrones de alas negro, naranja y blanco son visibles a través de la cubierta de pupa; el “Monarch Lab” de la Universidad de Minnesota indica que esto no es porque la pupa verde se vuelva transparente, sino porque la pigmentación en las escamas sólo se desarrolla al final de esa fase que dura de nueve a quince días.

 El tiempo total para el desarrollo, desde el huevo hasta la eclosión de la mariposa se ha calculado entre cuatro y cinco semanas. El tiempo de vida de la mariposa es de aproximadamente un mes para las generaciones que pasan toda su vida en el norte, es decir las que nacen en primavera y verano, pero la generación que migra a México es especial, ya que vive entre 7 y 8 meses, por ello se conoce como generación Matusalén.

La diferencia en el periodo de vida se debe a dos respuestas fisiológicas, las mariposas que  nacen entre primavera y verano maduran sexualmente luego de tres días de haber emergido de la pupa; pero las mariposas que nacen en otoño y pasan el invierno en México interrumpen su proceso de madurez sexual durante seis a siete meses aproximadamente, hasta la primavera siguiente, cuando la temperatura y el fotoperiodo se incrementan. Su apareamiento dura de 8 a 16 horas. 


Cada uno de estos seres pesa apenas medio gramo de peso; la Monarca masculina se puede distinguir de las femeninas porque poseen un punto negro en cada ala trasera, que no tienen las hembras. Además, las hembras son más oscuras que los machos y tienen venas más gruesas en sus alas.

La Monarca mide once centímetros con sus alas abiertas, y puede aletear de 300 a 720 veces por minuto.

Existen Monarca en muchos lugares del mundo, pero solo en Norteamérica tiene lugar el fenómeno de migración e hibernación. Se encuentran también en Australia y Nueva Zelanda, así como en Hawái, la mayoría de las islas en el Caribe, e incluso en Europa occidental.


REPL