El Día de la Secretaria, ¿una celebración sexista?

Desde el siglo pasado, en México se celebra el Día de la Secretaria; y cada vez con más fuerza se alzan voces que señalan la fecha como una celebración sexista y que promueve estereotipos de género.
En la figura de la secretaria persisten estereotipos machistas.
En la figura de la secretaria persisten estereotipos machistas. (Shutterstock)

Ciudad de México

El tercer miércoles de julio se celebra en México el Día de la Secretaria. Y, más allá del reconocimiento al esfuerzo y a la valía de quienes ejercen esa profesión, a últimas fechas hay quienes se preguntan si dicha celebración responde a la visión del sexismo y el machismo, y si es un modo disfrazado de perpetuar los estereotipos o la discriminación por cuestiones de género.

Exploremos la festividad desde ese punto de vista.

TE RECOMENDAMOS: ¿Por qué hoy se celebra en México el Día de la Secretaria?

Desde hace varios años, cada año circulan en redes sociales —como Twitter y Facebook— memes y mensajes que asocian el Día de la Secretaria con el estereotipo de quienes ejercen esta profesión como eternas amantes de sus jefes. 






Esta tendencia se ve reflejada en comentarios que hacen alusión a que "es el mejor día para los hoteles de paso", que supuestamente son tan concurridos hoy como el Día de San Valentín.

En 2006, el entonces jefe de la policía del DF, Joel Ortega, declaró que la fecha era "el día en que se llenan los hoteles". El comentario fue criticado por diputadas, entre ellas la perredista Lorena Villavicencio, quien sostuvo: "evidentemente es un comentario totalmente grotesco, es inadmisible que se expresen así de las mujeres", y le recordó al funcionario que "no tenemos ninguna diferencia con los hombres". 

TE RECOMENDAMOS: Por denuncias de violaciones, organizan festival sin hombres en Suecia.

Mención aparte merecen los GIF que se comparten abundantemente en redes sociales. Una simple búsqueda de la palabra "secretary" en sitios populares como Giphy, arroja un sinfín de resultados como los que ilustran este artículo, plagados de machismo, sexismo y connotaciones sexuales.

En ellos, la secretaria —a menudo representada por el personaje que encarnó Maggie Gyllenhall en la película Secretary (2002)— en los mejores casos es retratada como una mujer incompetente o resentida, y casi siempre responde a estereotipos de una sexualidad deformada.

TE RECOMENDAMOS: Tribunal de Bolivia prohíbe a personal usar minifaldas.

También existen canciones de hace algunas décadas que aluden al estereotipo de la secretaria. Por ejemplo, una de la agrupación española Mocedades —"Secretaria, secretaria / la que escucha, escribe y calla / la que hizo de un despacho tu morada / casi esposa, buen soldado, enfermera / y un poquito enamorada…"— o de Daniela Romo —"medias de seda, falda apretada / qué maquillaje habré de usar / siete perfumes, uñas pintadas / algo que pueda conquistar / algo de escote, algo que note / que no le deje trabajar".

Finalmente, está la cuestión de que es una profesión tradicionalmente asociada con el sexo femenino, pero que en la realidad es ejercida tanto por mujeres como por hombres —sólo que a menudo éstos reciben el trato de "secretario particular" o "asistente".

TE RECOMENDAMOS: Mujeres, evaluadas en sus empleos por características físicas.

Al respecto, vale la pena señalar que, según datos de 2015 publicados por el INEGI, en México existen más de 701 mil personas ocupadas como secretarias, de las cuales el 96 por ciento son del sexo femenino. Éstas ganan en promedio 38.7 pesos por hora, mientras que los hombres en esta ocupación superan significativamente el promedio de ingresos de ellas con $55.2 pesos por hora trabajada.

En un artículo publicado por CNN en 2012, Deborah Tannen, catedrática de Lingüística en la Universidad de Georgetown, parece dar con la clave del asunto: "Se trata de una diferencia generacional. La gente mayor está acostumbrada a la palabra ‘secretaria’ porque así era antes [y esto se debe] a la manera como se asocian las palabras con prácticas y hábitos que pasan de moda".

Así las cosas, ¿será tiempo ya de modificar la celebración de hoy, desde el nombre, por una más acorde a los tiempos que vivimos?


FM