Gadgets dejarán miopes a los millennials: UNAM

La OMS asegura que en las décadas recientes este padecimiento se había frenado, pero se reactivó con el uso de las nuevas tecnologías.
Un Apple Watch es una buena opción si tu mamá está constantemente recibiendo llamadas.
Se estima que para el 2025, aproximadamente 70 por ciento de los jóvenes mexicanos padecerá miopía por el uso de gadgets.

México

El uso de dispositivos móviles ha aumentado y puede tener varias consecuencias en la salud, por ejemplo, en la vista, ya que se calcula que para el año 2025 aproximadamente 70 por ciento de los jóvenes mexicanos tendrán miopía —anomalía del ojo que tiene la visión corta, ya que miran borrosos los objetos lejanos— según Óscar Antonio Ramos Montes, jefe de la carrera de Optometría de la Facultad de Estudios Superiores (FES) Iztacala.

En un comunicado de la UNAM, se informa que en el mundo cerca de 80 por ciento de niños sufre algún tipo de error refractivo, como miopía, hiperopía —dificultad para ver de cerca—, astigmatismo —visión distorsionada— o presbicia —conocida como vista cansada en la que se tiene dificultad para ver de cerca—, pero además, se cree que para 2025 prácticamente 90 por ciento de la población joven, que tiene actividades de visión cercana, padecerá una de estas problemáticas.

TE RECOMENDAMOS: Técnicas innovadoras devuelven vista a afectados por cataratas

 “Son condiciones genéticas, es decir, se nace con ellas; sin embargo, aunque estas afecciones tienen ese componente, su desarrollo es multifactorial y por ello es importante atenderlas a tiempo”, señaló el experto.

Ramos Montes abundó que anteriormente se creía que la miopía se desarrollaba al entrar a la escuela, cuando se empezaba a leer y escribir: “Hoy podemos encontrar a pequeños de tres o cuatro años con grados significativos de esa anomalía.

Detección oportuna

Ramos Montes detalló que un padre puede identificar si su hijo tiene un error refractivo cuando constantemente tiene los ojos rojos, cansancio y dolor de cabeza por el esfuerzo de ver un objeto de lejos o de cerca.

Además, si frente al televisor o al usar algún dispositivo electrónico el pequeño inclina la cabeza, es probable que lo haga porque le es incómodo tenerlos de frente para mirar bien y, por lo tanto, adopta una posición compensadora.

Otras señales de alarma son entrecerrar los ojos para enfocar un objeto, acercar demasiado los cuadernos y libros para leer y escribir, y el lagrimeo que se produce por el esfuerzo.

Cuando se sospecha de un problema visual se debe acudir con un especialista en optometría, quien determinará un tratamiento.

Finalmente, recomendó disminuir al máximo el uso de aditamentos electrónicos o dispositivos móviles para evitar profundizar el problema.

Retroceso

Según la Organización Mundial de la Salud, este tipo de afecciones se había reducido en los últimos años y se presentaba sobre todo en personas adultas; además, la mayoría de los casos era consecuencia de enfermedades o infecciones; sin embargo, el futuro pinta distinto, ya que el problema tiende a presentarse en jóvenes y niños por causas prevenibles o que no están vinculadas directamente con fallas en la salud.

TE RECOMENDAMOS: Gadgets para las mamás tecnológicas

Un estudio publicado el año pasado en la revista Ophthalmology advirtió que para el año 2050, alrededor de 5 mil millones de personas, lo que significa la mitad de la población mundial, puede sufrir miopía; de dicha cantidad, uno de cada 10 estará en riesgo de padecer ceguera.

Esta investigación fue hecha por la Universidad de Nueva Gales del Sur, de Australia, el Instituto de Visión Brien Holden y el Instituto de Investigación Ocular de Singapur, en la cual destacaron que el aumento en los problemas de visión se deben principalmente a los cambios de estilo de vida en los que se deja de lado las actividades al aire libre; además, también están ligadas al incremento en actividades de trabajo.

En el estudio los especialistas destacaron que por ello es importante recobrar las actividades al aire libre que mantienen a las personas atentas de su entorno para reducir el uso dispositivos electrónicos.