Técnicas innovadoras devuelven vista a afectados por cataratas

La cirugía, con dos incisiones del tamaño de la cabeza de un alfiler.
Operación en los ojos.
Operación en los ojos. (Shutterstock)

México

Una persona con cataratas ya tiene la opción de recuperar la vista en solo 20 minutos debido al desarrollo de tecnología de mínima invasión capaz de cortar la opacidad formada en el cristalino, aspirar por ultrasonido los fragmentos de esta capa nebulosa e implantar —a través de pequeñas incisiones— lentes con los que volverá a incorporarse a la actividad productiva.

Miguel de León, quien trabaja en el Instituto Alcon en México, por parte de la División de Novartis, y encargado de promover el acceso a este tipo de tecnología, explicó que a casi un año de crearse esta institución han capacitado a más de 300 oftalmólogos y optometristas en el manejo de 13 aparatos innovadores dotados con equipo multimedia y un laboratorio virtual, con la finalidad de corregir de manera precisa las cataratas y diversos padecimientos de retina en más de 200 mil personas.

Explicó que uno de esos aparatos se conoce como Centurión, con el que tratan cataratas en estado avanzado y que han dejado literalmente ciegas a las personas que la desarrollaron por padecer, básicamente, diabetes.

“Se calcula que en México más de 2 millones de personas padecen ceguera y de estas 39 por ciento tiene cataratas propiciando todo tipo de limitaciones; los hace susceptibles a sufrir ruptura de cadera por caídas”, explicó.

De León abundó que las cirugías tradicionales se basan en realizar cortes de 12 milímetros para penetrar en el área de los ojos, lo que puede derivar en propiciar diversas infecciones y colocar a la persona en alto riesgo de perder la vista de manera irreversible.

“Con la nueva tecnología solo se hacen dos incisiones del tamaño de la cabeza de un alfiler, menores a 2 milímetros y en el procedimiento ambulatorio se corrige, paralelamente, miopía, hipermetropía, astigmatismo y presbicia, en sí todos los defectos que afectan la capacidad del ojo para enfocar la luz”, aclaró.

En la intervención, que dura 20 minutos, detalló, se retira la catarata formada en el cristalino, se aspira y se colocan lentes graduados, con lo que la gente recupera la vista y puede volver a ser independiente, incorporarse a la vida laboral y dejar de ser discapacitados.

“Una intervención con aparatos innovadores cuesta 20 mil pesos si se carece de seguridad social, un precio cuatro veces menor al considerar que este problema representa un costo directo e indirecto de más de 100 mil pesos derivado de las incapacidades, la hospitalización y fracturas de cadera por caída”, detalló.

La Organización Mundial de la Salud establece que la catarata es la principal causa de falta de visión de 47.8 por ciento de los 161 millones de casos a escala mundial, a pesar de tratarse de un padecimiento prevenible y curable.

En México alrededor de 49 millones de personas padecen problemas visuales, 80 por ciento de las cuales son prevenibles.